Síguenos en FACEBOOK

viernes, marzo 02, 2012

La hoz y el martillo


Como sacado de la chistera de un mago maléfico apareció una fotografía con varios niños en una especie de ritual terrible, hoces y martillos adornaban sus vestimentas como sellos puestos adrede por alguna mente retorcida que aprovechándose del desconocimiento del significado que ello tiene para esos niños se burla de los miles de muertos que dejó como estela el paso de una de las páginas más brutales y sangrientas de la historia del Perú Republicano.

Los adultos somos responsables de nuestros actos y dueños de hacer con nosotros lo que se nos venga en gana y lo que las leyes morales y civiles lo permitan, pero el inducir a un grupo de niños a ese patético espectáculo que fue fotografiado por alguno de ellos nos llama a reflexionar seriamente sobre lo que está sucediendo en nuestra región que siempre presumió de pacífica y de calma, apenas si el terrorismo se esbozo por algunas provincias dejando a su paso muerte llanto y destrucción.

¿Quién financia el costo de esa indumentaria y esos emblemas que evocan las sangrientas décadas del 80 y 90 cuando esa guerra fratricida iniciada por un grupo de cobardes cobró más de 60 mil muertos? Existe una responsabilidad institucional, no podemos ser ajenos a esa realidad. Tiene que haber un poder económico que respalde esas acciones y es preciso aclarar esos detalles. Las autoridades tienen mucho que hacer con respecto a este indolente tema. La hoz y el matillo ya le hizo mucho daño al Perú como para que niños inocentes vistan camisetas con esos símbolos de horror.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú