Síguenos en FACEBOOK

miércoles, setiembre 07, 2011

Transportistas abusivos, autoridades permisivas


El que calla otorga.

(La Biblia)

Buses destartalados, sucios, con asientos apretados - rediseñados para ganar espacio y aumentar el número de pasajeros- asientos inmundos, choferes irresponsables, groseros, petulantes, con una frustración por no manejar sus carcochas a la velocidad que ellos quisieran, es decir, imitar a Meteoro. Amos de las pistas con una estampita de la Sarita colgada junto al espejo retrovisor y junto a una foto recortada de las “calatas del Trome”.

Cobradores morbosos, cochinos, lisurientos, abusivos, expertos “mentadores de madres” dignos pupilos de la Flor de la Canela – por eso de andar derramando lisura – mañosos como ellos solos, prepotentes con los escolares, los ancianos y la gente del campo… prepotentes con los universitarios y con la gente de maletín o corbata o sin ella, prepotentes con todos.

Y el sube sube, baja baja y pague con sencillo y apúrate que atrás está la 21 o la 22 y una “quina” es más importante que la vida de los 30 pasajeros que lleva cada destartalada combi o los más de 60 que caben apretujados en los vetustos buses en donde siempre cabe uno más porque al fondo siempre hay sitio. Mientras una música insoportable ensordece a todos, el volumen de la radio al máximo. Mientras al llegar a la esquina el cobrador se limpia los mocos con su manga antes de empezar a correr con la tarjeta que le marca el tiempo para ganarle segundos a las horas sin importarle ni su propia vida.

El servicio de transporte público en Cajamarca es uno de los más deplorables que existen en el Perú, pareciera que para ser chofer en las líneas de combis y microbuses habría que tener ciertas condiciones anómalas como la falta de respeto a la vida – eso incluye la de uno mismo – haber leído y memorizado el manual de groserías del Perú callejonero completo y haber perdido los tímpanos para soportar el ruido de una radio a los más altos decibeles – sin contar el pésimo gusto para la música – además de un buen record en papeletas e infracciones.

A todo lo citado debemos agregar el incremento del pasaje. Ya un grupo de transportistas ha salido airado a exponer sus razones, a decir que son las víctimas del alza del combustible y el mal estado de las carreteras.

Las protestas de los estudiantes universitarios del día de ayer son válidas, no se puede permitir que los transportistas sigan haciendo lo que se les antoja con los precios de los pasajes. El alza del combustible ha sido de 4%, el del pasaje fue de 20%, es hora de que los dirigentes de transportes dejen de sentirse los amos de las pistas y los reyes de la ciudad.

Se pusieron de acuerdo entre gallos y medias noches para subir el precio del pasaje, aunque INDECOPI diga que no hay pruebas y de hecho no las hay pero es evidente que un grupo de dirigentes de transportes pretenden concertar los precios buscando nada más que el lucro personal.

Mientras tenemos un servicio cada vez más deficiente y abusivo con los pasajeros, ellos buscan que se pague por un servicio que si nos referimos a la calidad no valdría ni 20 céntimos.

Los sucesos del día de ayer, en donde efectivos de la PNP detuvieron a varios estudiantes universitarios ha sido un exceso repudiable, más aun si se tiene en cuenta que los estudiantes pedían por una causa justa ante la pasividad de las autoridades de turno que nada han hecho ante el alza abusiva del precio de los pasajes.

Las rutas en Cajamarca son cortas si las comparamos con las de otras ciudades, el servicio es de lo peor y por más que los dirigentes de los transportistas se rasguen las vestiduras no existe una justificación para ese incremento desproporcionado del precio de los pasajes en desmedro de los más débiles de esta cadena, en desmedro directo de los universitarios cajamarquinos.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú