Síguenos en FACEBOOK

lunes, setiembre 26, 2011

“Juan Diego siempre estuvo en contacto con la música por familia y por interés propio”


María Teresa Salom es la madre del cantante lírico Juan Diego Flórez, se encuentra en Cajamarca atraída por la fama de la belleza de esta ciudad. Aprovechamos para hablar de su hijo, ese personaje tan famoso que ha trascendido al mundo gracias a la genialidad de su voz y que lo ha ubicado en uno de los más altos sitiales del mundo y lo ha convertido en una estrella, casi un mito comparado con los más grandes cantantes del mundo.



¿Qué significado tiene para usted el ser la madre de una de las personas que ha merecido el reconocimiento del mundo entero?

De todas maneras es un orgullo, pero es una cosa que ha venido paso a paso, nada es de la noche a la mañana y lo que me ha ayudado a mí a mantener la calma entre tanto éxito es que Juan Diego siempre ha sido muy sencillo, él siempre ha sido un chico común y corriente y lo sigue siendo, nunca se ha elevado y siempre ha mantenido un perfil bajo con sus amistades con los teatros, no es como mucha gente podría pensar: un divo. No es así.

Debe haber sido difícil para él tener esa talla mundial y no despegar del suelo, no sentirse en las nubes en algún momento.

Yo lo veo a él como ha sido desde que tuvo 18 años que comenzó. Él era un chiquillo y lo ha manejado admirablemente, mis hijas también han triunfado cada una en lo suyo, están bien en la vida, pero nunca han sido, gracias a Dios, arrogantes ni nada; él se lleva muy bien con toda la gente y tiene una relación estupenda con todos los teatros del mundo que es donde él está, el público lo quiere mucho en España, Austria, New York en la Escala de Milán donde va a cantar y después va a hacer una ópera, de ahí se va a Barcelona, es una satisfacción y se nota que hay una empatía que trasmite y recibe con la gente.

La boda de Juan Diego Flórez fue y es uno de los acontecimientos más comentados a favor y en contra ¿Cómo lo asumió?

Hubo de todo. Cómo espectáculo creo que se fue un poco de las manos porque nadie lo planeó así, fue una oferta de parte de la parroquia de la Catedral, de Cipriani; otras personas cuestionaron el por qué se hacía ahí, no fue una idea de Juan Diego, pero no le cayó mal tampoco, sí le agradó por supuesto, pero la connotación post que tuvo nadie se la imaginó. Cuando yo entré a la plaza me quedé impresionada con la gente que había ahí no tenía la idea de que iba a haber público en la plaza.

Hubo autoridades de todo nivel y sectores de toda la sociedad peruana, un acontecimiento sin precedentes.

Así es, ya el presidente Toledo y en su momento Alan García le habían entregado reconocimientos y premios muy importantes a nombre de la nación y por su puesto aquella vez las autoridades estuvieron invitadas y la ciudad agasajó a Juan Diego, la gente lo quiso y lo reconoció, llegaron más de 200 personas de todo el mundo porque Juan Diego quería casarse en Lima y su relación con los teatros y las amistades así lo dieron.

¿Cuándo descubre usted que Juan Diego estaba hecho para la música, que lo suyo era el canto?

Desde pequeñito tenía un ritmo corporal para cantar y bailar los comerciales de la televisión, él se daba cuenta si yo o su hermana estaban desentonando aunque sea imitando a comerciales de la televisión y cantaba, cantaban los tres allí en la sala, me hacían el show y todo, él abría la boca y estaba en el tono preciso, en el momento preciso. Empezó tocando guitarra autodidactamente después ya se acompañaba con la guitarra y componía canciones a sus enamoraditas así que lo puse primero donde Arrieta, después donde Pepe Torres… En el colegio Juan Diego en todas las actuaciones era el que tocaba, el que cantaba, el que tocaba piano. Tuvo una facilidad para la música desde muy niño.

Se dice que Pavarotti dijo en el 2003 que Juan Diego sería su sucesor ¿Cómo asumió él esas palabras?

Pavarotti no dijo eso literalmente como lo han puesto en muchas partes. Fue una pregunta a Pavarotti acerca de quién creía él o quien podría ser su sucesor… una cosa así, tampoco yo la sé exacta, porque fue como una anécdota y él habló de Juan Diego y de nadie más. Pero eso de que Pavarotti dijo que Juan Diego Flores es su sucesor, eso nunca lo dijo. No con esas palabras y Juan Diego también siempre lo aclara.

Son registros diferentes de voz

Claro, para ser el sucesor de Pavarotti hay que ser un tenor como Pavarotti y él no tenía el registro de voz, dentro de lo que es tenor,  de Juan Diego; porque Juan Diego es un tenor lírico ligero y Pavarotti es un tenor  lírico spinto. Pavarotti es como Plácido Domingo, más bien Juan Diego viene a ser como Alfredo Kraus que es un tenor lírico ligero, por supuesto los repertorios también son diferentes, porque lo que canta Pavarotti ahora Juan Diego no lo canta, de repente algún día lo cantará pero Pavarotti tampoco cantaba Rossini como lo canta Juan Diego y los dos son tenores.

¿Cuál es la relación de Juan Diego con la música peruana, cómo la vive? ¿Es parte de su estructura musical?

Lo que pasa es que el papá de Juan Diego fue un cantante criollo. Juan Diego siempre ha escuchado a su papá y él cantaba a Chabuca Granda, que fue lo que más cantó Rubén, su papá. Y yo soy criolla de nacimiento y mis hermanos cantan, tocan guitarra y hacen marinera, tengo un hermano músico, mi mamá tocaba el piano, entonces él siempre ha estado en contacto con la música por familia y por interés propio, Juan Diego es peruano Diego es peruano, es cholo, a él le gusta todo esto. Él estando en el colegio viajó mucho por el Perú fue una especie de catequista.

Leí que le gustaba cantar huaynos y que no los excluye cada vez que puede en sus presentaciones

El huayno es una cosa musical bella yo no creo que haya alguien que se resista a un huayno en todas su variedades, el arequipeño, el cuzqueño el de acá… musicalmente son bellísimos. Él ha compuesto un huayno que ya ha sido cantado en el mundo, inclusive por los Niños Cantores de Viena cuando Juan Diego dio un concierto con ellos y el “Santo” que ha compuesto recientemente además de marineras y siempre en sus recitales hay temas peruanos.

Hay padres de familia que satanizan el arte cuando el hijo quiere ser un músico o pintor o poeta ¿Le sucedió eso a usted también?

Algo de eso me pasó con Juan Diego. Él en el colegio era muy aplicado pero en conducta era terrible, yo estuve con mis hijos muchos años y mi única responsabilidad eran ellos. Cuando termina el colegio y todos los chicos querían universidad él quería música. Yo le decía: -¿Para qué estés con tu guitarra al hombro en barranco?- Era mi único hijo hombre y yo tenía que apoyarlo, pero nadie se podía imaginar una cosa como lo que le ha pasado a Juan Diego. 

¿Fue difícil aceptar esa decisión de él, de ser cantante?

Yo le decía -todo lo que tú quieras hijo lindo pero paralelo, ten tu profesión para que el día de mañana tú puedas lograr algo, puedas hacer una familia, con una guitarra al hombro o cantando en las esquinas-, que eso era lo que se veía en Lima o Barranco, no había gente que viviera de la música. Yo decía como madre OK. Música, pero estudia algo, así que empezó a estudiar diseño gráfico, me traía las mejores notas pero quería música.

¿Se presentó a la universidad?

Se presentó a la Católica y gracias a Dios hoy digo, no ingresó (risas). Pero como a él le gustaba el canto desde el colegio el profesor Chumpitaz le daba clases de canto después del colegio, pero yo no le podía pagar a Chumpitaz porque en esa época no había economía. Y fue él quien le sugiere ingresar al Conservatorio, ahí conoce al director del Coro Nacional, Andrés Santa María que fue determinante también en su carrera porque ahí se involucra en lo clásico.

¿Cómo se da su salida al extranjero?

Buscamos en las embajadas una beca pero no se podía. Empezó entonces a cartearse con universidades de Estados Unidos, comenzó a estudiar ingles y se presenta en New York en 4 universidades allá. Vendí mi carrito y con esa plata se fue, pero no tenía hospedaje y se quedó en la casa de un amigo del amigo de un amigo e ingresó a 3 universidades. Pero para conseguir la visa tenía que demostrar que tenía 10, 500 dólares.

No fue fácil el comenzar…

Él tenía algunos documentos en los que se avalaba el éxito en algunos concursos y algunas recomendaciones y se fue a tocar las puertas de diversas empresas y consiguió 13 mil dólares. Pero había fechas y límites y Aurelio Loret de Mola fue un ángel de la guarda y gracias a  los amigos y empresas que apoyaron se fue a estudiar. Una vez vino a Lima y conoce a Ernesto Palacios, tenor peruano que ha triunfado en el mundo, él conoció a Juan Diego y lo invitó a Europa, después se lo lleva y se queda, todo lo demás llegó después.


PARA SABER

Con 23 años, inicialmente iba a participar en un rol menor en Ricciardo e Zoraide y en el coro de otras, pero dejó las filas del coro para tomar el reemplazo del papel del tenor principal de Corradino en Matilde de Shabran, pues el tenor principal, Bruce Ford, estaba enfermo. Su presentación causó sensación y luego otra vez más en similares circunstancias reemplazando a Giuseppe Sabbatini.

ENTRE COMILLAS

“Era mi único hijo hombre y yo tenía que apoyarlo, pero nadie se podía imaginar una cosa como lo que le ha pasado a Juan Diego”. 

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú