Síguenos en FACEBOOK

martes, agosto 31, 2010

La efectividad del coyote


• “Solución a los más grande fracasos de la historia de la ingeniería”.

Un viejo adagio relata que la gente siempre prefiere al perdedor, nos sentimos más identificados con el más débil que con el triunfador exitoso. A menudo pasa eso cuando encendemos el televisor y encontramos a dos equipos desconocidos jugando futbol donde uno gana y el otro pierde, generalmente nos inclinamos por el más débil.

El Coyote y el Correcaminos son dos personajes animados de Warner Brothers, dos celebridades de la televisión que fueron creados en 1949 por Chuck Jones. Según se dice Jones se inspiró para la creación de estos personajes en un libro de Mark Twain “Rouughin It” en donde Twain decía que un coyote hambriento puede comerse un correcaminos.

El Coyote y el correcaminos son parte de la fauna norteamericana, dos animales casi emblemáticos que a lo largo del tiempo divirtieron a varias generaciones con sus persecuciones, en las que siempre al pobre coyote le iba mal, sus persecuciones eran desastrosas y sin resultados favorables. Cada trampa que ponía al veloz Correcaminos acababa haciéndolo víctima de su deseo irrefrenable de capturar al ave. Muy al contrario, todas sus elaboradas tácticas terminaban por perjudicarle a él, convertido en la víctima de la exageradísima (e inocua) violencia de la serie.

Una noticia que ha dado en la yema del gusto a los seguidores del coyote y sus frustradas trampas marca Acme ha sido la demostración que hizo un grupo de expertos en ingeniería y minería de la Universidad de Nuevo México quienes decidieron probar la efectividad de las trampas usadas por el cuadrúpedo en la vida real.

Estudiantes y profesores de la citada universidad que además son fanáticos de la serie animada realizaron el proyecto al que denominaron “Solución a los más grande fracasos de la historia de la ingeniería”.

De esta forma, probaron los patines a propulsión, los planes milimétricamente estudiados y los explosivos que el Coyote utilizó sin mucha suerte para lograr su cometido en incontables capítulos.

La información que estos días ha dado la vuelta al mundo puede parecer irrelevante, sin embargo está llena de mensajes. La vida del Coyote es un ejemplo de tenacidad y perseverancia, más allá de ser una serie animada los mensajes están encriptados y son profundos, aunque muchos puedan pensar que hablar de ello sea una perfecta ridiculez.

La matemática es infalible, eso se ha demostrado luego de las pruebas de la Universidad de Nuevo México, están presentes en todo cuanto se realiza en la vida diaria, desde una simple compra en el supermercado hasta la medición de las escalas interplanetarias.

La historia del Coyote no podía ser mejor. Era inacabable mientras no pueda atrapar a su presa, por eso el Correcaminos era un ser tan esquivo y escurridizo, aparentemente hábil, que siempre dejaba al feo coyote en una situación ridícula. Un dibujo animado muy parecido a los personajes de nuestra vida; esta que estando llenos de hábiles coyotes, favorece a los poco virtuosos correcaminos por cumplir con un guión, un esquema preestablecido que en algún momento, quizás no muy distante, demostrará las verdades habilidades de cada quien, de los verdaderos coyotes y de quienes solo saben decir Bip, bip.



Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú