Síguenos en FACEBOOK

lunes, febrero 19, 2007

La escuela del mundo al revés



EL escritor Uruguayo Eduardo Galeano en su obra: “Patas para arriba, La escuela del mundo al revés” nos dice: “… Hace ciento treinta años, después de visitar el país de las maravillas, Alicia se metió en un espejo para descubrir el mundo al revés. Si Alicia renaciera en nuestros días, no necesitaría atravesar ningún espejo: le bastaría con asomarse a la ventana…”


Y es lo que sucede hoy, casi siete meses han pasado desde que Alejandro Toledo dejara la presidencia de la República, ahora está dedicado a dar conferencias en la Universidad de Stanford, conferencias que le son canceladas con dinero en efectivo y con sumas nada desdeñables. El sitio web San Francisco Chronicle publicó una entrevista en la que Toledo revela sus actuales quehaceres y manifiesta estar feliz de volver a ser un ciudadano común y corriente. Añade que no extraña ninguno de los privilegios que como Jefe de Estado le correspondía, ni a los guardaespaldas, avión presidencial, seguimiento de la prensa, largas reuniones protocolares y todas aquellas cosas que son parte de la vida diaria del presidente de una nación.

"Otra vez soy un ciudadano común, no tengo miedo por mi seguridad. Disfruto del tiempo pensando y reflexionando y parezco más joven", dice Toledo además de sentirse feliz de poder tener tiempo para aprender a usar las sofisticadas herramientas del Internet. Pero a esto agrega que está escribiendo un libro con su autobiografía y un segundo que sería nada menos que un manual de estrategias de lucha contra la pobreza.

Toledo vive ahora en Palo Alto, exclusiva ciudad de Santa Clara, en Bay Area (Área Metropolitana de la Bahía de San Francisco, California), a poca distancia de la Universidad de Stanford, allí su esposa Eliane Karp lo acompaña mientras labora como catedrática de “Poblaciones indígenas e inclusión Social, mientras la única hija del matrimonio Toledo Karp concluye su tesis.
En la entrevista Toledo asegura que su actual vida le deja tiempo suficiente para cocinar para su familia, ir de compras al supermercado y practicar su deporte favorito, el fútbol, aunque cuando lo practica, nadie cree que aquel minúsculo hombrecito de enclenque figura sea un ex mandatario y menos aún que alguna vez jugase para un equipo en el que se enfrentaron los jefes de Estado de varios países del mundo, partido en el que por cierto anotó dos goles.


Si Toledo prepara un manual de estrategias de lucha contra la pobreza y Eliane dicta un curso de Población indígena e inclusión Social, no sería raro que Fujimori publique una enciclopedia en varios tomos sobre derechos humanos y Yanacocha escriba elaborados tratados de responsabilidad ambiental. Parece que nos encontramos ante un fenómeno de espejo, donde se ve la imagen pero al revés. Mientras Toledo juega sus “pichanguitas” en Palo Alto, USA. Y escribe tratados y manuales de lucha contra la pobreza, aquí los millones de pobres que sus torpes políticas económicas no pudieron mermar no le creen. Tampoco a Eliane con sus discursos, seguramente elocuentes en su cátedra, los indígenas de la CONAPA lo saben mejor que nadie Seguramente que la familia Karp no comenta ni comentará en sus elocuencias, sobre los etiqueta azul, los 5 millones de dólares de las comunidades indígenas que Eliane desapreció cual mago en una chistera, ni el sueldo de los 18 mil dólares, ni la hija no reconocida, ni los hurtos de palacio, ni los amantes furtivos, ni el avión parrandero… al final para Toledo y Eliane los cinco años de gobierno en Perú solo fueron una “pichanguita” que ganaron por goleada a los millones de pobres del Perú.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú