Síguenos en FACEBOOK

miércoles, febrero 09, 2011

Necesario Silencio para recordar a un hombre



Hace unos días, horas en cadena que se forman como costra en una herida, falleció el abuelo de mi hijo Jaime.

Entiendo el dolor que se abre en tu corta vida. La vida misma sin embargo está hecha de adioses y de despedidas. Comparto tu dolor Jaimito, el de tu madre, el de quienes como tú han sufrido esa partida. Tú abuelo fue siempre un hombre bueno, negarlo sería ser mezquino, siempre estuvo al margen de todo, siempre con su risa de niño bueno.

Te escribo en el blog porque es la única manera en la que puedes leerme, espero llegar a ti. Un beso. Te ama:  tu papá.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú