Síguenos en FACEBOOK

domingo, mayo 05, 2013

Doblemente Cobardes



Hace unos días se desató un escándalo de trascendencia internacional. El embajador ecuatoriano en Lima, Rodrigo Riofrío Machuca, golpeó a dos mujeres peruanas en un supermercado, la causa del inicio de esa agresión habría sido la intromisión de las peruanas en la “cola” que hacía el embajador en la caja de un supermercado – cosa que es muy creíble porque en el Perú somos los reyes de la zamponería, zampones y zamponas están en todas las colas de todas partes, todos los días, sin embargo, eso no justifica la cobarde actitud del salvaje Riofrío- Según las mujeres agredidas y los testigos, el embajador inició la trifulca al decir textualmente: “así son estos peruanos, pues, peruanos ignorantes. Por eso que este país no avanza, está lleno de indígenas” –habría dicho el descendiente de Atahualpa-. Pero más allá del hecho de esta la lamentable actuación del gobierno peruano que no hizo un pronunciamiento que respalde a nuestras connacionales y que expectore al machista embajador – a excepción del alcalde de Magdalena del Mar, Francis Allison, quien lo declaró de inmediato persona no grata – el desenvolvimiento diplomático ha sido vergonzoso.

Rafael Correa, presidente de Ecuador, salió de inmediato a defender a su abusivo y violento diplomático y le otorgó todo su respaldo pronunciándose contra su retiro de la embajada en Perú, pero como el muy miserable de Riofrío sabía que en Lima y en el Perú la gente no lo quería, hizo maletas y se marchó entre gallos y medianoches.

“Si se tienen que afectar las excelentes relaciones que tenemos con Perú, qué pena. Pero yo no voy a traicionar a la verdad”, dijo Correa tras resaltar que Riofrío fue “víctima” de una agresión en la que solo atinó a defenderse.

Asimismo, advirtió que si el diplomático no puede volver a nuestro país, su Gobierno evitará que el embajador peruano en Quito, Javier León, reingrese a Ecuador.

Pero sus bravuconadas de dictadorzuelo fueron más allá y no contento con los abusos y aberraciones que comete con la prensa en su país, agregó: “La prensa peruana probablemente es peor que la ecuatoriana y esas son ligas mayores. Amarillista, escandalizadora, manipuladora. Da vergüenza e indignación. Mientras allá (en Perú) se realizaba un linchamiento mediático a nuestro embajador de la patria, ¿qué dijo nuestra prensa? Pese a lo evidente de los videos, replicó a los medios amarillistas peruanos. Nunca dijeron ‘él no fue’”, agregó.

El gobierno peruano aseguraba haber puesto especial énfasis en la defensa de la mujer y sobretodo en la lucha contra la violencia hacia ella. La ministra Jara y las feministas peruanas que suelen rasgarse las vestiduras con las estadísticas de violencia femenina, esta vez no han dicho nada, quizás porque hay un silencio orquestado que debe venir desde palacio. Nadine ha preferido evadir comentar sobre el tema y probablemente la muerte del último hombre de izquierda en el Perú, Javier Diez Canseco, deje este vergonzoso tema para los peruanos en el olvido.

Pero para los peruanos nos ha quedado claro que tenemos un gobierno que tiene miedo de responder como es debido, pese a que sabe que dos mujeres peruanas fueron pateadas por un embajador ecuatoriano. Ningún motivo justifica ese atropello vil y cobarde.

A veces los pactos entre dictadores oficiales y no oficiales y otros en proyecto los hace obviar ciertas respuestas, mirar a otro lado y callar, a los gobernantes, pero la prensa tiene la obligación moral de llamar a las cosas por sus nombre y las patadas de Rodrigo Riofrío Machuca a dos peruanas son tan cobardes como el silencio del Estado Peruano ante el repudiable hecho y las continuas agresiones del baladrón  Rafael Correa.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú