Síguenos en FACEBOOK

miércoles, mayo 22, 2013

Mundo chatarra



Tras la aprobación de la norma que busca regular la publicidad de alimentos “chatarra”, los expertos nos dan más luces sobre su naturaleza. Vivimos en un mundo agitado y a toda prisa, las loncheras escolares se han desvirtuado porque hemos incurrido en el facilismo.

Las loncheras de antaño que contenían un jugo de frutas casero o una limonada, acompañado de un sanguche de queso o mantequilla fueron reemplazadas con los néctares embasados o por las piqueos, que si bien resulta muy práctico adquirirlos, están saturados de conservantes y no son nada recomendables para niños que se encuentran en pleno desarrollo.

Según una publicación hecha recientemente en la capital sobre la polémica en torno a la llamada ley de promoción de alimentos saludables, se advierte que los principales objetivos de la medida son reglamentar la publicidad de los llamados alimentos procesados con el fin de reducir la obesidad infantil. Pero, ¿estos son realmente más nocivos para nuestro organismo? Aquí lo que opinan los expertos en nutrición respecto al tema.

En primer lugar, determinemos qué es un producto procesado. Según el doctor Elmer Huerta, este es “cualquier alimento que ha sido mezclado con sustancias químicas, colorantes, preservantes, emulsionantes, saborizantes, etc. y que se vende en una bolsa, en una caja, en una botella o en una lata”. Pero, ¿el haber sido sometido a un proceso de industrialización lo hace, malo para la salud?

Los quioscos de los colegios, aquellos que son frecuentados a diario por los escolares, están atiborrados de ese tipo de productos, de ahí que ya se han iniciado campañas interinstitucionales – Salud, Ministerio Público, Instituciones Educativas- que buscan desterrar este tipo de productos y reemplazarlos con jugos naturales o distintos platillos a base de productos como la qinua, coyo, kiwicha o tantos otros que la naturaleza provee y que tienen un alto índice vitamínico.

Los productos embasados no solo tienen un limitado valor proteico, sino que además son generadores de una gran contaminación como se puede determinar por la basura que es producida diariamente en cada institución educativa.

Una de las autoridades en nutrición, la nutricionista Sandra Wages, explica que, por su composición para aumentar la vida en anaquel, por lo general los productos procesados son más resinados y tienen poca fibra. “Cuando tienes un alimento con mucha sal es más fácil almacenarlos. Entonces hay algunos que tienen más sal, más grasa, menos fibra y los que se dirigen a los niños son ricos en azúcar, porque eso es lo que a ellos les gusta”, indica la nutricionista. Por eso explica que estos han de ser consumidos con moderación.

Para Wages, la cantidad de químicos que contienen estos alimentos no es el problema principal que busca abordar la polémica ley. Hay alimentos que tienen preservantes o diferentes sustancias químicas, pero eso no sería un problema, explica. “El problema es que estos aditivos se suman y no se sabe a ciencia cierta qué es lo que todos estos juntos pueden a hacer a la larga en el organismo”, dice también.

Al final los padres tienen la decisión final y de ellos depende las determinaciones que se tomen. Los quioscos seguirán vendiendo productos enlatados y embolsados, son las madres y padres quienes tienen la última palabra sobre una ley que más allá de ser polémica queda a la libre elección de cada uno de nosotros.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú