Síguenos en FACEBOOK

miércoles, mayo 22, 2013

De racismo y racistas



En el Perú es muy difícil encontrar una raza definida, todos estamos mezclados de alguna u otra manera. Hay castas y mezclas muy disímiles, unas destacan en una zona o predominan, pero la gran mayoría asentada en Lima, la ciudad horrible de 9 millones de habitantes se ha convertido en un foco de una nueva raza que de alguna manera y que con el transcurrir del tiempo empieza a uniformarse.

Sucede lo mismo en la política, los políticos son variados, unos más altos que otros, otros más bajos, unos cetrinos, otros achinados, morenos… pero todos con serias falencias de raza en sus conceptos y se convierten entonces en discriminadores y de cierta manera en agresores los unos de los otros.

Ollanta hace poco ha vuelto a referirse a Alan García como el representante del Estado gordo y obeso –valga la redundancia- Toledo en su momento también choleaba a Toledo y a Ollanta Humala y el padre de los Humala lo hacía con todos los que no eran cobrizos. Un chino cholea a un andino, un andino a un costeño y este a su vez un selvático… Somos un conjunto de castas nada uniforme que busca destacar en cualquier parte a como dé lugar.

Las redes sociales han puesto en boga una vez más que los peruanos somos malos competidores entre nosotros. Hace poco el cantante nacional Jean Paul Strauss hizo unos comentarios por demás desafortunado al referirse al éxito del video en You Tube que está de moda Agüita de Coco dijo en declaración a “Ojo”: “Ese tipo de videos provocan sentarse a escribir tonterías, me parece gracioso que una cosa tan mal hecha pueda tener ese éxito. Lo que ocurre es que el movimiento charapa causa gracia a todo el mundo y más si ven a una mujer shipiba bailando”.

Luego, añadió: “Yo soy un pata desinhibido y si salgo calato te apuesto que tendré 50 millones de visitas. Pero ¿Por qué llegar a eso? Por ejemplo, la Tigresa del Oriente canta horrible y la gente la escucha. Claro, ahora en otros países pensaran que el peruano es indígena, no nos muestra en nuestra manera seria. Al extranjero no solo le llama la atención lo gracioso, sino la buena música”. Absolutamente desubicado.

El exembajador ecuatoriano Rodrigo Frío, hace poco cuando tuvo una trifulca con dos ciudadanas peruanas en Lima, una de ellas señaló que “el señor empezó a decir ‘así son los peruanos, ignorantes; por eso este país no avanza, está lleno de indígenas’”.

Un viejo adagio popular dice que de inga y de mandinga todos tenemos algo y ha quedado demostrado que los peruanos no nos aceptamos entre nosotros. Buscamos los puntos flacos para atarnos mutuamente y desacreditarnos, sucede lo mismo en un colegio que en el Congreso y lo peor es que no aprendemos.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú