Síguenos en FACEBOOK

miércoles, mayo 22, 2013

Día Nacional del Donante de Órganos y Tejidos




Cuando un peruano va a obtener su DNI (Documento Nacional de Identidad) nos preguntan si deseamos ser donantes de órganos o no, la respuesta entonces queda en cada uno de nosotros, en la gran e inmensa mayoría de casos la respuesta es un rotundo no.

En realidad nos falta una cultura de donación y eso en cierta parte es culpa de nuestra deficiente formación desde los niveles más elementales. Hay quienes piensan todavía que una donación de órganos es una transgresión a la moral y a la religión – con eso de que el día del Juicio Final vamos a resucitar y vamos, para ello, a necesitar de todos nuestros órganos, extremidades huesos, etc.-

La donación de órganos es una acción que permite la continuidad de la vida de otra persona que está sufriendo lo indecible mientras no encuentra un donante.

Los órganos son obtenidos de personas que han sufrido muerte encefálica y cada persona con este cese irreversible de sus funciones encefálicas puede donar alrededor de 12 de sus órganos, que a su vez sirven para curar  40 tipos de enfermedades.

En nuestro país,  la tasa de donantes es una de las más bajas del mundo, alcanza apenas las 4.3 personas por millón-ppm-, mientras que en América Latina el promedio es de 8 ppm y en España la cifra alcanza  a 45 ppm.

Estas tasas traen como corolario bajísimas tasas de trasplantes de órganos en el Perú, pese a contar con infraestructura, tecnología y médicos altamente capacitados. Los trasplantes más frecuentes son de  riñón e hígado, luego los de  pulmón, corazón y páncreas y de manera pionera en el país los de pulmón y páncreas a la vez.

Esta situación es grave en el Perú por cuanto  hay miles de pacientes que atiborran las listas de espera o pugnan por entrar en ellas, se cree que 8 personas mueren al día esperando un órgano.

Resulta imperante empezar a  sembrar una conciencia de donación de órganos desde los más pequeños. No vamos a conseguir un cambio de actitud de la noche a la mañana, pero sí podemos hacerlo en una o dos generaciones, es hora de sembrar para cosechar mañana aunque el mañana tarde unos años.

Las historias de donantes que han salvado vidas sobran en las distintas web. El Perú no ha sido ajeno a historias maravillosas y hemos sido testigos de cómo anónimos hombres y mujeres han contribuido a salvar la vida de otros congéneres.

Nadie de nosotros está libre de un accidente repentino que nos quite irreversiblemente nuestras funciones encefálicas, podríamos entonces contribuir a hacer felices a otras familias, siempre y cuando exista convicción y cultura de donación en nuestras propias familias y no haya una oposición que conduzca a la pérdida irreparable de todos los tejidos y órganos.
Podemos empezar ahora a sembrar esa cultura que mañana pueda salvar vidas en los estertores de nuestra existencia y dar a otros en un instante lo que jamás dimos de felicidad a nadie.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú