Síguenos en FACEBOOK

viernes, diciembre 07, 2012

¿Si no es sicariato, entonces qué es?



Negar la presencia de sicarios en Cajamarca es insensato, Cajamarca se ha convertido en una ciudad violenta en donde la cifra de crímenes se incrementa sin miramientos y en donde las estrategias para frenar a este problema son cada vez más, pero sin efectos inmediatos a cabalidad o como los ciudadanos de Cajamarca esperábamos.

Decir que en Cajamarca no hay sicarios, porque los que operan en Cajamarca son de otras partes es descabellado, bajo ese punto de vista en Cajamarca no hay carros, porque los miles que circulan por la ciudad no se fabrican aquí sino que se importan de otras ciudades o de otros países.

Cuando se produce una muerte sin robo, una muerte solamente en la que uno o más individuos asesinan a una o más personas y luego fugan sin otra acción, entonces se habla de un sicariato, una muerte en cuyo entorno no se evidencia otro acto delictivo como puede ser el robo. De esos casos ya han sucedido 8 muertes hasta la actualidad en Cajamarca, entonces ¿si eso no es sicariato, qué es?

Las cámaras de videovigilancia que instaló la municipalidad de Cajamarca hace unos meses han dado resultados positivos, sin embargo hace falta una mayor labor conjunta en la que todos los actores sociales participen. Todos somos un eslabón en esta cadena de seguridad que se debe reforzar con el accionar grupal de todos los miembros de la sociedad.

Hasta hace un par de décadas Cajamarca era una ciudad con la quinta parte de los habitantes que ahora cuenta, hoy, al multiplicarse su población se multiplicaron sus problemas y uno de ellos y sin duda el más violento y más preocupante –por el incremento- es el sicariato como parte de una estrategia delictiva para resolver los problemas –lo que la policía denomina un ajuste de cuentas-

Resulta irrelevante si Cajamarca importa sicarios, lo cierto es que ellos están mimetizados entre nosotros y que actúan cada vez con menos temor –el último crimen se produjo a la luz del día en un centro de distribución de productos hidrobiológicos, a vista y paciencia de muchas personas- De ahí que urge una estrategia que permita identificar, capturar y encarcelar a ese grupo de asesinos que andan por la ciudad causando zozobra y temor entre una población que se siente desprotegida.

El sicariato es una modalidad que se ha instalado peligrosamente en nuestro país, hace tiempo lo hizo en Lima, posteriormente y con mucha violencia está en la ciudad de Trujillo; hoy lamentablemente lo tenemos en Cajamarca con los resultados conocidos por todos.

Negar lo evidente es un mal comienzo, por eso es bueno saber que la policía ha capturado a uno de estos sicarios que ya fue reconocido por la esposa de la última víctima de hace solo unos días. Es mejor tomar el toro por las astas, despercudirnos de nuestras desuniones y actuar en conjunto. La seguridad ciudadana no solo es competencia de la PNP, Serenazgo o rondas, depende también de cada uno de nosotros. Cuando ocurre una tragedia como las sucedidas recientemente todos somos de algún modo culpables, por nuestra indiferencia y nuestro ensimismamiento.

La alegría de la captura de uno de estos miserables debe alegrarnos a todos y que se empiece a desenvolver la madeja, por el bien de Cajamarca, de esta ciudad y su gente, por el bien de nuestros hijos y nuestros padres y de cada uno de nosotros que busca transitar libremente por una ciudad pacífica como lo era antes de que estas sombras de sangre oscurezcan sus apacibles calles.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú