Síguenos en FACEBOOK

miércoles, diciembre 12, 2012

¿Se acabará el mundo el 21 de diciembre?



En todos los tiempos de la historia se predijo un fin del mundo cercano, y los hombres y mujeres vivieron siempre preocupados por esas historias fantásticas que hablan de un final cercano, del día en que el sol se apague o que los cielos se llenen de ángeles con sus trompetas y que llegue el Juicio Final como un elixir a tantos problemas que tiene la vida.

Se ha buscado a lo largo del tiempo de sembrar un miedo terrible en las distintas generaciones en todas las épocas. Y se habla de profecías que están a punto de cumplirse y que sucederán cosas terribles que a medio mundo le causan horribles pesadillas. Cuando éramos niños los adultos irresponsables o quizás fantasiosos – que es una dulce forma de ser irresponsable- nos decían que el mundo terminaría el año dos mil. Pero llegó el dos mil y nada pasó.

Hoy la historia se repite con gente cada vez más demente, que cree lo que piensa y lo explica y lo grita a los cuatro vientos. Dicen que el mundo se va a acabar mientras se mira las caras de pavor que ponen las multitudes y se habla de grandes calamidades por venir y que se está cumpliendo el tiempo.
El mundo no se va a acabar con un soplo. El mundo, como los seres humanos, empezó a acabarse cuando los hombres que lo habitamos dejamos de comprender que no le pertenece a una sola generación, sino que es pertenencia de  todas las que vendrán después.

Pensamos egoístamente que no le debemos nada a nadie y que podemos morir en paz cuando llegamos a ser viejos, y hemos llevado una vida sosegada con las metas medianamente cumplidas o cumplidas en su totalidad, pero olvidamos que todo lo que le quitamos al mundo es una deuda impagable, un árbol cortado, las plantas que no sembramos, las veces que ensuciamos el agua y que actuamos irresponsablemente con la naturaleza.

El mundo se está acabando todos los días, cuando abrimos el caño y no hay agua, cuando el agua en las mañanas huele feo o cuando aparece lechosa por el cloro en exceso. El mundo se está acabando mientras las fábricas producen miles de motosierras cada día para cortar millones de árboles que daban vida. El mundo se está acabando diariamente mientras las fábricas echan humo día y noche fundiendo plomo para hacer balas y matar a los hombres. El mundo se está acabando mientras los barcos balleneros matan miles de ballenas en nombre de la pesca industrial. El mundo empezó a acabarse hace mucho mientras los hombres abren los cerros en busca de un metal que llamamos precioso y que por más precioso que sea no se puede comer ni beber…

Mientras sigamos pensando que el mundo se va a acabar el 21 de diciembre estaremos errando, porque va a allegar el 21 de diciembre y el 22 y el 23 y se sucederán los años uno tras otro y seguiremos sin tomar conciencia de que el mundo está muriendo cada día, mientras los casquetes polares se derriten y el oso polar pierde territorio para siempre, mientras el mar se contamina con las deyecciones de miles de millones de personas en todo el mundo.

Hemos olvidado que la vida no es descartable y todo lo que usamos es descartable, botellas, bolsas, plásticos de todo tipo en la jalca más fría o en la playa más blanca.

Mientras sigamos pensando que el mundo se va a terminar el 21 de diciembre seguiremos ignorando la verdadera esencia de la vida, y seguiremos repitiendo los errores de siempre, mientras el mundo agoniza. El mundo se está acabando cada día y tenemos que decírselo a nuestros hijos para que todo cambie un día.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú