Síguenos en FACEBOOK

miércoles, diciembre 26, 2012

Muñeco de año nuevo



Hace unos años la noche de año nuevo era una fiesta de matices diferentes. Cuando digo hace unos años atrás, me refiero a tres décadas, cuando el mundo no peligraba en la magnitud que lo hace ahora, cuando los polos no se derretían como dos helados en una mañana veraniega, cuando la música se escuchaba en toca casetes y los celulares y el Internet no existían, es decir, cuando la vida era más simple y más feliz.

Y la fiesta de Año Nuevo era una fiesta porque cuando uno es un niño, cualquier reunión familiar implica alegría, significa reunirse con los primos o amigos, con los hijos de las otras personas adultas… en aquel tiempo, en esos días, el pueblo que yo habitaba era por demás un pueblo tranquilo y somnoliento al que las novedades llegaban los días domingos, cuando los buhoneros y mercachifles llegaban con sus toldos de plástico y sus ollas de fierro, sus platos y tazas de fierro enlozado o sus bacinicas también enlozadas.

Las fiestas de fin de año para mis ochos años eran interminables, empezaban con las reuniones de familia a la que se iban sumando amigo muy cercanos, mientras los niños jugábamos en la calle a la saperis o a las escondidas – no había problema con los carros, pues los pocos que habían pasaban cada media hora o cada hora, a veces había mañanas completas en que no pasaban- La vida en aquel entonces tenía otros colores.

Los más jóvenes de la familia gustaban de hacer muñecos con las prendas viejas, a veces le ponían un sombrero roto o una vieja cartera; a veces era un muñeco y otras veces era una muñeca, todo dependía de las prendas que ese año habían sido destinadas a la hoguera del viejo año. Era la tradición consensuada por todos los habitantes de mi pueblo, todos éramos como una familia. Sabíamos todo de todos, las cuitas e infortunios, las soledades y amarguras, los deslices y abandonos y hasta las tristezas más hondas, pero todos nos queríamos de alguna manera… cuando uno tiene ocho años no tiene prejuicios, ellos lamentablemente se ganan con los años.

En esos días la vida es un barco que navega en mares serenas, en un mar sin piratas ni filibusteros, sin tormentas ni huracanes, pensar en el naufragio es imposible. A esa edad somos los capitanes juguetones de barcos en los que nosotros somos los piratas que ganan todos los combates y que no pierden ninguna batalla.

Cuando daban las doce el muñeco empapado en kerosene – en ese tiempo se vendía libremente- era incendiado generalmente sentado en una vieja silla que había cumplido su ciclo, en medio de una rueda –un neumático de un VOLVO, que eran los vehículos que abundaban en mi pueblo – y se danzaba en torno a ella como si fuéramos una tribu primitiva de insondables siglos o de remotas islas. Y danzábamos al rededor de esa hoguera como si fuera un ritual macabro -y de hecho lo era por la gran contaminación que causábamos, unos sin darnos cuenta, otros dejándose llevar por una felicidad primitiva y casi salvaje, era tan grande que hasta hoy lo lamentamos-

Esas ceremonias dantescas se fueron renovando con el tiempo, mientras nosotros fuimos envejeciendo de tanto celebrar cada año nuevo, después de tantos años, algunos de nosotros empezamos a parecernos a esos muñecos de trapo y de recuerdo, desalineados y descompuestos.

Muchos de aquellos que jugaban alrededor de esa cálida hoguera ya no están más con nosotros y se llenaron de distancia, se alejaron y se perdieron en el tiempo. Otros no pudieron resistir tanto año nuevo y tuvieron que dejar esta vida como cada año que habíamos incendiado.

Los hombres somos seres extraños, celebramos los cumpleaños y los años nuevos, sin darnos cuenta que al nacer nuestra cuenta regresiva  ha comenzado. Y cada vez que pasa un tiempo lo festejamos como si estuviésemos felices de acercarnos más a nuestro momento crítico, al último respiro, a nuestro último instante. Que al final la vida, un día, nos quema y nos olvida como a un muñeco de Año Nuevo.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú