Síguenos en FACEBOOK

sábado, mayo 19, 2012

Una cosa es Martín Sánchez y otra Gastón Garatea




El polémico y mediático padre Martín Sánchez ha sido expulsado de la Iglesia Católica, debido a “actos de indisciplina y desobediencia a la autoridad eclesiástica”, según señala un comunicado del Arzobispado de Lima.

“La Congregación para el Clero ha comunicado al Arzobispo de Lima el Rescripto de la expulsión del estado clerical, con la dispensa de las obligaciones derivadas de la ordenación sacerdotal al Sr. Martín Sánchez”, señala una nota publicada en su web.

La noticia en realidad no sorprendería si no fuera por la abusiva sanción que Cipriani aplicó recientemente al sacerdote Gastón Garatea, lo que huele a una perspicacia montada; como si el Jefe de la Iglesia Católica quisiera “limpiar a la Iglesia Católica” ¿No sería mejor empezar por quien realmente lo merece?

No pretendo desde este espacio defender la cuestionada conducta del Padre Martín Sánchez, pero creo que mezclar el accionar del padre Gastón Garatea con el del sacerdote Martín Sánchez es abismal y no por eso se puede interpretar que la sanción a Martín Sánchez sea injusta – recordemos que tiene procesos penales y serias denuncias – pero es evidente que se busca mezclar la cal y la arena *

Mientras tanto cientos de artistas, intelectuales, catedráticos y activistas de derechos humanos firmaron un comunicado público de solidaridad con Garatea para protestar “ante la injusta medida que le ha impuesto el Arzobispo de Lima”.

Escritores como Alfredo Bryce Echenique y Alonso Cueto, el pintor Fernando de Szyszlo, el presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Diego García Sayán, y la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, entre otros, afirmaron en la carta que el religioso es “un ejemplo para jóvenes y adultos de toda condición social”.

Tras la sanción, el sacerdote está impedido de celebrar misas y escuchar confesiones. Medios nacionales atribuyen la medida a las críticas que Garatea lanzó en los últimos meses contra la jerarquía católica peruana, al considerar que en muchos casos existe más preocupación por temas legales que por los espirituales.

“Se habla más del canon (minero) y no tanto del Evangelio”, declaró en abril pasado a la revista “Caretas”. –refiriéndose al inquisidor Cipriani –

El religioso también ha apoyado el debate sobre el aborto terapéutico y se mostró a favor de la unión civil entre parejas homosexuales, aunque sin llamarla matrimonio. – lo que a Cipriani le debió dar una aguda soltura estomacal -

“Podemos estar en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo, pero en una unión civil no hay problema”, dijo.

Gastón garatea integró la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), que investigó la guerra interna que afrontó Perú entre 1980 y 2000, y también fue presidente de la Mesa de Concertación de Lucha contra la Pobreza. En la actualidad era titular de la iglesia de La Recoleta de Lima y asesor en temas de responsabilidad social de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), que mantiene un litigio con el Arzobispado de Lima.

* Dar una de cal y otra de arena: Según el “Diccionario Espasa de dichos y frases hechas”, Alberto Buitrago Jiménez” la frase significa actuar alternativamente de forma positiva y negativa. “El quipo no funciona bien. Un día gana y al siguiente pierde. Está dando una de cal y otra de arena”. Antiguamente, cuando no existía el cemento, los ladrillos o piedras se fijaban con mortero, un compuesto que se hacía con una palada de cal -el material caro y más noble- y otra de arena, lo más abundante y menos importante.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú