Síguenos en FACEBOOK

miércoles, mayo 09, 2012

Ernesto Cardenal… el inquebrantable hombre de fe



Hace unos días el paisano del nicaragüense Rubén Darío,  Ernesto Cardenal obtuvo el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana. A propósito de ello el periodista Javier Rodríguez del diario El País de España le hizo una entrevista en donde sale a luz el hombre trascendental que es y el virtuoso de la poesía y la vida.

Ernesto Cardenal tiene 87 años y ha sido casi todo lo que un ser humano puede ser en ese tiempo —monje y sacerdote, revolucionario y ministro, traductor y poeta. En medio de las revueltas aguas de la política y la religión los versos han sido siempre su refugio menos ruidoso. Fue humillado alguna vez por el Papa Juan Pablo II ante millones de personas que vieron su negativa de saludarlo, le hizo versos a Marilyn y fue un revolucionario de la política y de las letras.

Desde Managua, Cardenal cuenta por teléfono que la noticia le llegó a las 5:30 de su madrugada. La sorpresa fue el premio, no la hora: llevaba, como de costumbre, dos horas y media levantado. Para Cardenal, poesía, fe y compromiso forman “un todo indivisible”. Se ordenó sacerdote en 1965 después de haber participado en una primera, y fallida, intentona revolucionaria contra la dictadura de los Somoza, de pasar por el monasterio de Getsemaní, en Estados Unidos, y de estudiar teología en México.

Fue en “la América del Norte” donde profundizó en Walt Whitman y en un poeta tan salmódico como él mismo: Ezra Pound, al que tradujo. “Mi interés al dar a conocerlo”, cuenta, “nace de que trae algo nuevo: el lenguaje del hombre de la calle, de la realidad, de la selva y de las ciudades, de la naturaleza y de la historia. Todo se puede cantar”. Un mensaje que, asegura, “se ha entendido poco en la poesía en español”.

“Nunca he sido un disidente sino un poeta de la Teología de la Liberación, que es la teología de los pobres”, subraya Cardenal. “Evangelio en griego significa buena noticia y la buena noticia para los pobres es la justicia. Resultó que esa teología no era la del Vaticano. Nosotros creíamos en Jesús de Nazaret”. Ni disidente ni político: “No, no soy un político, soy un revolucionario. Acepté el cargo de ministro con gran sacrificio para repartir la cultura al pueblo. Nunca habría sido ministro de un gobierno burgués capitalista”.

Eso sí, no oculta su decepción con el actual gobierno de Daniel Ortega. “La revolución no la esperábamos tan bella como fue, un sueño del que no queríamos despertar. El gobierno actual es una pesadilla de la que no podemos despertar. Nicaragua vive ahora una dictadura. El gobierno actual es una dictadura familiar de Daniel Ortega, su mujer y sus hijos”. 

¿Y la poesía? ¿Puede cambiar algo? El autor de Canto cósmico dice que desde hace 20 años su inspiración es la ciencia, pero no duda: “Claro, puede hacer mucho, cambiar la mentalidad de la humanidad, que es lo que ha hecho siempre. El primer lenguaje fue la poesía. La prosa vino luego. La poesía mantiene vivos los ideales y anuncia un mundo mejor. Ya lo dijeron los profetas de la Biblia, tan cercanos a los poetas. La poesía es anuncio y denuncia. Anuncio de un mundo nuevo y denuncia de la injusticia”.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú