Síguenos en FACEBOOK

martes, mayo 04, 2010

Paranoias políticas



Conceptualizada la paranoia como un tipo de sensaciones angustiantes, como la de estar siendo perseguido por fuerzas incontrolables (manía persecutoria), o ser el elegido para una alta misión, como la de salvar al mundo (delirio de grandeza o grandiosidad, atribuido por algunos estudiosos a determinadas personalidades dictatoriales y gobiernos), el término se ajusta muy bien a algunos candidatos políticos con ensueños de grandeza y con los más enfermizos complejos de persecución.

Dos ejemplos concretos son el candidato Emilio Horna quien en un medio de comunicación local se dedicó hace unos días a despotricar de Panorama Cajamarquino por el solo hecho de informar que su candidatura era una de las menos favorecidas en cuanto a la opinión pública. La actitud del candidato ya no sorprende.

El problema surge debido a la gran cantidad de procesos judiciales que afronta, hecho que Panorama Cajamarquino ha publicado dentro de la línea de objetividad propia de este diario.

Lifoncio Vera Sánchez, alcalde de La Encañada, es otro de los cuestionados por distintos organismos. La Congresista Rosa Florián, representante del Congreso de la República, la Fiscalía de la Nación, y la Contraloría General de la República lo investigan por distintos temas, no es culpa de Panorama Cajamarquino los cuestionamientos que surgen en torno a estos personajes que cada vez que tienen un micrófono en frente aluden al diario Panorama.

La política es una arena que siempre estará en el ojo de la tormenta, quienes deciden ingresar a ese ruedo deben estar dispuestos a que su vida sea espulgada minuciosamente por la prensa objetiva, los hombres que dedican su vida a la política pasan de ser personajes individuales a ser hombres públicos.

Un personaje no menos simpático, candidato a la alcaldía de una provincia, hace unos días envío una carta notarial a esta sala de redacción pidiendo se corrija la afirmación de que se encontraba en una audiencia pública en estado etílico, el personaje aducía que no estuvo ebrio, “solo había chacchado coca”, evidentemente existía un video delator de su estado alterado de conciencia, no vale la pena mencionar su nombre porque sería sacarlo del anonimato y darle una fama que consideramos inmerecida.

La campaña electoral está en marcha, los candidatos con menos oportunidades políticas siempre tienden a buscar protagonismo de cualquier modo, al final en el circo de la política todo vale.

Sería encomiable que algunos candidatos disipen sus temores, que alejen a sus fantasmas y que entiendan que el representar a un pueblo significa ser una persona pública, no tener más vida enteramente privada y no angustiarse tanto antes de tiempo que al final será el pueblo quien decida si se quedan o se van.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú