Síguenos en FACEBOOK

jueves, mayo 27, 2010

El baile de los que sobran




Hace unos días los peruanos nos vimos sorprendidos una vez más ante la actitud ridícula de algunos Congresistas de la República quienes protagonizaron uno de los más aparatosos ridículos de los últimos años, agasajando a la líder de su partido, quien cumplía años y a la que intentaban agradarla.

El acto, que tenía como objetivo homenajear en el día de su cumpleaños a la hija del ex presidente Alberto Fujimori, que gobernó el país entre 1990 y 2000, se realizó en un escenario en el barrio limeño de La Molina.

Los cuatro parlamentarios fujimoristas, Carlos Raffo, Cecilia Chacón, Martha Moyano y Alejandro Aguinaga, que además es el médico de cabecera de Alberto Fujimori y fue ministro de Salud entre 1999 y 2000, saltaron al escenario y sin aparente vergüenza encarnaron el papel de muertos vivientes bailarines.

Si con la misma vehemencia que realizan campañas mediáticas de extremo ridículo, trabajaran por el país, el Perú sería una potencia del primer mundo y no nos encontraríamos en la cola de las estadísticas cuando hablamos de educación, trabajo o legislación con respecto a otros países.

La imagen que los citados congresistas peruanos han proyectado ha sido patética, no solamente porque han dejado la envestidura que les fue encomendada por los suelos, sino que las imágenes han sido difundidas en otros países del mundo en donde la imagen del Perú ha sido propagada como el hazmerreír y la vergüenza de cuatro parlamentarios que no están a la altura de ningún otro de América Latina.

El espectáculo ofrecido no fue solo una afrenta para la música en contexto general, sino que ha sido una insulto para el país entero que espera de sus congresistas, de los “padres de la patria” una conducta con un mínimo de decencia y que sea en todo sentido ejemplar, pulcra y con un mínimo de sentido común.

Una vez más ha quedado demostrado que en el Perú no existen castas políticas y que quienes llegan a alguna curul en el alicaído parlamento, solo lo hacen por azahar, aventura o por probar suerte y algunos como consecuencia de lo que en el Perú está enquistado, el servilismo, la sobonería, el franelismo y una serie de ismos más que los evidencian como una especie capaz de hacer cualquier cosa con tal de quedar bien con sus jefes y/o patrones.

El video que más que aterrador, de un baile poco feliz del thriller de Michael Jackson, fue colgado de inmediato en portales como el You Tube, además de las copias que se distribuyeron rápidamente entre la prensa nacional e internacional - orgullosos ellos de una acción que es por demás vergonzosa para todos los peruanos-.

Los temas escogidos por ese grupete de payasos no pudieron estar más a la medida: “Thriller, es decir “El regreso de lo muertos vivientes”, “Pedro Navaja” y el “Rock de la cárcel”, como quien se siente orgulloso de sus fechorías, de sus asaltos a mansalva contra un país entero, una mafia que desapareció más de 6 mil millones de la privatización y que hoy se jacta de ello con sugestivos bailes horripilantes que no solo son un indicador de que en el Perú cualquier cosa puede suceder en la política, sino que además son la prueba contundente de que algunos no deberían ni siquiera tener la mínima aspiración política después de la terrible vergüenza que han hecho pasar a una nación entera.

Solo faltaba el popular baile de los ochenta denominado “El baile de los que sobran”, porque luego de su espectáculo el país entero ha quedado convencido que quienes sobran son más de los que alguna vez imaginamos.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú