Síguenos en FACEBOOK

jueves, febrero 04, 2010

La teta más asustada que nunca




La noticia de la nominación de la película peruana La teta asustada a un Oscar de la Academia, como mejor película extranjera, ha sido para los peruanos una alegría irrefrenable. La producción nacional ya había logrado el éxito importante entre los grandes cuando el 2009 ganó en la Berlinale.
La teta asustada compite por la estatuilla con The White Ribbon (Alemania). El secreto de sus ojos (Argentina), Ajami (Israel) y Un Prophéte (Francia).
En el cine peruano nunca antes hubo una nominación de tal magnitud y los peruanos debemos esperar hasta el 7 de marzo para que en Los Ángeles, en la ceremonia que organiza la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood podamos saber los resultados de un anuncio que hoy hace vibrar al Perú.
El éxito del film se sintetiza en talento y realidad, pensamiento nuevo, mente abierta a los cambios y lo más importante en no olvidar nuestra historia, en tener presente lo que sucedió en el Perú no como un hecho de masoquismo, sino como un hecho histórico que permite darnos cuenta que hoy tenemos otra realidad pero que hubo costos sociales altísimos.
El indigenismo y el costumbrismo siempre fueron de la mano, los críticos especializados han dicho que la película se parece mucho a las iranís o a las de algunos países de la disuelta Unión soviética, una realidad que de la pobreza trasciende a la mitología andina con un color intenso de epopeyas sucedidas en contextos plurales y disímiles.
Sin duda que Magaly Solier es el personaje que más lustre le ha dado al sector fílmico en los últimos años, de la mano con la directora Claudia Llosa, dos personas que han hecho una proyección gigantesca de los hechos políticos y sociales de las décadas recientes de la historia peruana, mientras Claudia Llosa recibía la noticia en España, imbuida en nuevos proyectos, Magaly Solier recibió la noticia en su chacra de Huanta, entre los maizales de su vida, entre el susurro armónico de sus cantos quechuas, de su mítica mirada y su tenue carácter, pero gran personalidad.
No quiero que me regalen un departamento- Ha dicho evitando alusiones de alguna naturaleza en su ingenuidad- Pero sí quiero que construyan una universidad en Huanta,- como tímida ante una fama que la aguarda en una alfombra roja que nunca soñó y que hoy se pone a sus pies como un camino que le sugiere, que la invita, que la llama. Ya años antes, alguna vez, sucedió algo parecido con una cajamarquina a la que el mundo llamó Ima Sumac, una ichocanera que filmó con Charlton Heston, que se paseó por el mundo con su melodiosa voz y que nunca negó sus orígenes incas. El Perú espera y hoy, como lo ha confesado Magaly Solier “La teta está más asustada que nunca”.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú