Síguenos en FACEBOOK

lunes, junio 17, 2013

¿Qué hace una municipalidad comprando estricnina?


La Municipalidad Provincial de Cajamarca habría comprado recientemente 80 kilos de estricnina, la pregunta que surge entonces es ¿Para qué adquiere un municipio un veneno tan poderoso en grandes cantidades?, luego de la dantesca escena del último viernes en el óvalo ubicado entre la avenida Perú y la colina Santa Apolonia, en donde varios perros amanecieron muertos es fácil conjeturar que se trata de una campaña de eliminación masiva de perros callejeros.

Una vez más los voceros del municipio se contradicen, mientras por un lado dicen que no se hacen corridas de toros en Corpus Christi por respeto a los antitaurinos y por evitar cualquier conflicto, por otro lado salen a matar perros a las calles indiscriminadamente haciendo uso además de venenos que han sido prohibidos por la misma Organización Mundial de la Salud (OMS).

La estricnina es un potente veneno que produce una gran estimulación de todo el sistema nervioso central, agitación, dificultad para respirar, orina oscura y convulsiones, pudiendo llevar a un fallo respiratorio y la muerte cerebral. En dosis mayores de 25 miligramos puede producir la muerte por asfixia debido a la contractura de los músculos torácicos. La dosis letal es de 15 a 25 mg. Las manifestaciones clínicas aparecen de 10 a 30 minutos después de haberlo ingerido. La muerte es lenta y atroz.

La Municipalidad Provincial de Cajamarca parece que ha decidió aunarse a la Universidad Nacional de Cajamarca en el maltrato sistemático que viene realizando desde hace años con las cacerías de perros por toda la ciudad para realizar sus prácticas de veterinaria. Pese a que la Ley  27265 -Ley de protección a los animales domésticos y a los animales silvestres mantenidos en cautiverio, vigente desde el 8 de mayo del 2000, lo prohíbe en todos sus extremos-. La ley 27265 solo exceptúa a las peleas de gallos y las corridas de toros y demás espectáculos por considerarlos “de carácter cultural por la autoridad compéteteme” – una felonía heredada de la colonia-.

Sullk´a Wasi, agrupación de personas amantes de los animales y que trabaja sin fines de lucro viene realizando titánicos esfuerzos por evitar que se sigan cometiendo este tipo de abusos y vejámenes con animales indefensos – los canes no solo permanecen enjaulados, sino que no tienen alimento y son sometidos a una serie de experimento como si de un campo nazi de exterminio se tratara la facultad de Medicina veterinaria de la UNC –

Cuando los españoles llegaron a Cajamarca se pregonaba a los cuatro vientos que los indios, naturales de América, no tenían alma, por lo tanto eran inmunes al dolor, fue Fray Bartolomé de las Casas quien desvirtuó esa mentira. Hoy sabemos que todo ser humano posee un alma. Hasta las plantas sienten dolor, más aun un mamífero que es sometido a fracturas, operaciones, cortes… para luego “curarlo” por eso hay leyes que condenan ese tipo de hechos.

Mientras que en la Universidad de Piura el rector salió avergonzado a pedir disculpas por las malas prácticas – similares a las de la UNC- que se realizaban en su campus, en Cajamarca ni los docentes de la UNC quieren reconocer lo que hacen, ni el Ministerio Público quiere intervenir, pese a que hay leyes vigentes que condenan estos hechos y prácticas.


Por lo pronto con esa cantidad mortífera de estricnina sería bueno tener cuidado con las mascotas que ya se empezaron a encontrar cúmulos de perros muertos en Cajamarca y al parecer la campaña continuará, porque dicen que así “Cajamarca seguirá siendo siempre bella”, será bella pero sobre un pensamiento con métodos oscurantistas y perversos, como si aun la edad media dominara la mente de algunos asesores y políticos.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú