Síguenos en FACEBOOK

miércoles, junio 12, 2013

Licencia para matar


Edy León Benavides Ruiz, Manuel Ramos Campos e Idelso Hernández Llamo han vuelto a convocar a marchas en contra del proyecto minero Conga con el repetido absurdo de no querer dialogar y buscar nuevamente la confrontación. A su llamado se suman peligrosamente una norma que acaba de ser aprobada por el pleno del Congreso.
La norma aprobada refiere que “el personal de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional del Perú (PNP) estará exento de responsabilidad penal cuando cause lesiones o muerte en el cumplimiento de su deber y en uso de sus armas u otro medio de defensa”.
Con tal finalidad, la propuesta legislativa, presentada por los grupos parlamentarios Fujimorista y Nacionalista Gana Perú, dictaminada por la Comisión de Justicia y Derechos Humanos y sustentada por su presidenta, Marísol Pérez Tello, dispone modificar el numeral 11 del artículo 20 del Código Penal, referido al uso de armas u otro medio de defensa.
¿Qué significa cumplimiento de su deber y en uso de sus armas u otro medio de defensa? Bajo esa premisa los soldados que asesinaron a balazos a cinco personas en el conflicto de julio del año pasado en donde murieron cuatro personas en Celendín y una en Bambamarca estarían en el cumplimiento de su deber. Matar, interpretado en el cumplimiento del deber. El militarismo del gobierno de Ollanta Humala se huele cada vez más fuerte.
Nos encontramos ante la intransigencia de dos frentes, por un lado, se encuentra la postura radicaloide de los “dirigentes” y por el otro el mismo gobierno con su militarización de los conflictos.
Por eso no resulta extraño el temor y las alertas que han lanzado tanto Defensoría del Pueblo como el Ministerio Público. El año pasado los soldados de Ollanta dispararon a gente inerme y mataron a cuatro peruanos en Celendín y uno en Bambamarca, el año pasado esta ley no había sido aun aprobada ¿Qué va a pasar ahora cuando las botas y las balas nuevamente se impongan?
La Defensoría del Pueblo alertó sobre la situación de la región Cajamarca. Ha pedido no descuidar el diálogo, a propósito del reinicio de las protestas, anunciado por los dirigentes debido a la construcción del segundo reservorio de agua para la población que ha pedido el gobierno antes del inicio del proyecto.
Cuando se escuchan los primeros balazos los dirigentes desaparecen como por arte de magia, por eso una de las víctimas mortales de la matanza de Celendín ocurrida el año pasado fue un escolar de quince años, otros fueron transeúntes y hasta curiosos, todos desarmados.

En medio de la actual coyuntura preocupa la aprobación de esta ley que concede literalmente licencia para matar a los efectivos policiales y los de las Fuerzas Armadas, cumplimiento del deber o en defensa propia suena muy vago, existe una relatividad profunda en el término y una vez más la población civil se queda en jaque por la conducta insana de quienes nos gobiernan.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú