Síguenos en FACEBOOK

miércoles, abril 07, 2010

Párkinson y alzhéimer





Dos enfermedades degenerativas que son relativamente nuevas bajo esa terminología son el Párkinson y el alzhéimer y hablamos de enfermedades nuevas por que la prisa de los tiempos actuales suele hacernos más sensibles a nuevas cosas, a la rapidez y al bullicio, al barullo de los días y hablamos de estrés para decir que hemos llegado al límite, que debemos dar la vuelta a nuestra almohada mil veces en una noche porque sentimos fiebre y ella se calienta y porque el insomnio ha tomado por asalto nuestra noche y mil corderos saltando sobre una cerca no hacen efecto, tampoco los filtrantes de valeriana y los medicamentos para conciliar el sueño o no deprimirse son un peligro para quien no es una persona que se levanta, desayuna… y almuerza y cena y duerme ocho horas… es decir para quien no es una persona con una rutina común o normal. Hablamos entonces de depresión y soledad.

La Fundéu BBVA, en una nota difundida, aclara que "párkinson" se escribe en minúscula y con tilde cuando se usa como el nombre común de esta dolencia y con mayúscula y sin tilde en las expresiones en las que se alude a James Parkinson, la persona que describió este mal, como en los casos de "enfermedad de Parkinson" o "mal de Parkinson".

Con motivo de la celebración, el próximo 11 de abril, del día mundial dedicado a este trastorno, la Fundéu BBVA explica que cuando la palabra se utiliza en las expresiones "enfermedad de Parkinson" o "mal de Parkinson", debe escribirse con mayúscula inicial y sin tilde, para respetar la grafía del apellido del neurólogo británico que describió la enfermedad.

Sin embargo, señala la Fundéu BBVA, que trabaja con el asesoramiento de la Real Academia Española, si la palabra se utiliza como sustantivo común para referirse a dicho trastorno, ha de escribirse con minúscula inicial y con tilde: "párkinson"; "A los sesenta años se le detectaron los primeros síntomas del párkinson".

Así mismo, esta fundación aclara que en el caso de "Día Mundial del Párkinson" este nombre se escribe en mayúscula por tratarse del nombre propio de la celebración (como "Día" y "Mundial"), pero con tilde, pues se refiere al nombre común de la patología y no al nombre del descubridor de la enfermedad.

Lo mismo sucede con la palabra "Alzheimer", que se escribe con inicial mayúscula y sin tilde en locuciones como "enfermedad de Alzheimer", y con tilde y en minúscula cuando funciona como nombre común: "tiene un alzhéimer muy avanzado", ha informado la Agencia EFE en un boletín.

Gabriel García Márquez planteaba, y aún lo sigue haciendo, que las palabras no deberían tener ortografía, aunque la propuesta parece descabellada y no fue aceptada por la Real academia de la Lengua Española, no parece tan absurdo cuando la vemos desde este punto de vista. Da lo mismo como estas dos palabras se escriban, mientras hay millones en el mundo que la sufren y saben que la tilde y las mayúsculas las llevan en el alma, en esos rincones donde los temblores y el olvido se encuentran para enseñarnos una vez más de que somos seres indefensos, que somos frágiles y que no tenemos nada eterno.

Este 11 de abril es el Día Mundial Párkinson, fecha que servirá para reflexionar y evaluar los avances que se hacen contra esta terrible enfermedad, que como todas, entra en silencio, se desliza por nuestro cuerpo, nuestra sangre y cuando aparece o ha sido descubierta ya es demasiado tarde y no importa como se la escriba porque el desenlace siempre será el mismo… el silencio perpetuo y definitivo.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú