Síguenos en FACEBOOK

miércoles, abril 21, 2010

Día Mundial de la Tierra







• Cuando usted haya terminado de leer esta columna sesenta hectáreas de bosque habrán desaparecido para siempre



Hoy se conmemora el Día Mundial de la Tierra y debemos decir más que nunca que es una fecha meramente conmemorativa y hasta con una connotación nada feliz debido a los estragos que el ser humano a ejercido sobre la naturaleza hasta dejarla semidestruida.



Científicos del mundo han lanzado varias hipótesis sobre el incremento del fenómeno sísmico en los últimos años y de manera especial, en los últimos meses, en lo que va del año más de mil temblores mayores al grado cinco se han registrado en el mundo, algunos con consecuencias desastrosas y trágicas como el sucedido en Haití; Chile y China, según el planteamiento de muchos notables sismógrafos el calentamiento global es el causante de los terremotos debido a la presión que este ejerce sobre el planeta.



El incremento de lluvias y tormentas, de huracanes y bajas temperaturas en algunas zonas y otras de calor intenso, son indicadores del mal momento que atraviesa el planeta y el peligro de supervivencia de las miles de especies vivas que habitamos en ella.

Cada segundo media hectárea de bosques es destruida, las emisiones globales de dióxido de carbono sumaron a fines de los 90 alrededor de 25 mil millones de toneladas, casi doblada la cantidad que se registró en 1950 y todavía más de 4 mil millones de seres humanos carecen de agua...

La situación es alarmante, toda vez que los acuerdos internacionales se irrespetan, como sucediera con la decisión del Presidente norteamericano George Bush (h) hace unos años. A ello debemos agregar, los recientes anuncios que destacan como el índice del Planeta Vivo, desarrollado por WWF a nivel mundial, ha decaído en un 33%, particularmente en cuanto a la situación de los ambientes naturales de agua dulce y marina, además de los ecosistemas forestales y las zonas costeras, reconocidos por su alta sensibilidad.

A todo ello debemos agregar el efecto que ha tenido el acelerado crecimiento poblacional, que sobrepasa largamente los seis mil millones de personas que demandan espacio, comida y energía, con la correspondiente generación de residuos





La flora y la fauna han sido devastadas en las últimas décadas, muchas especies desaparecen y seguirán haciéndolo mientras no se tomen las medidas adecuadas. Los mandatarios de los países más importantes del mundo se han venido reuniendo en diversos foros mundiales para buscar una alternativa de solución, pero la indisposición y tozudez de muchos líderes de los países más industrializados ha sido una traba contundente para cualquier programa conservacionista.



La temperatura del planeta se incrementó en las últimas décadas en varios grados, millones de hectáreas de selva amazónica fueron deforestadas para dar paso a la minería informal y al cultivo de hoja de coca o café, con ella millones de seres vivos fueron condenados a otros hábitats o simplemente al exterminio y las penas que por este tipo de delitos son muy blandas o simplemente no existen en la legislación de muchos países amazónicos.



A este ritmo de exterminio no es necesario ser profeta para saber el momento en que desaparecerá la vida en nuestro planeta, es cuestión de aplicar una sencilla fórmula de cuánto tenemos y cuánto gastamos de la naturaleza y concluiremos en que el periodo de vida que le resta al planeta está tan cerca que no nos damos cuenta de la gravedad del problema. Hoy una vez más no podremos decir que la vida es hermosa en la tierra, este nuestro planeta prestado cuando nacimos.

22 DE ABRIL DE 2010

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú