Síguenos en FACEBOOK

jueves, febrero 07, 2013

La hipocresía castrense de las consignas xenófobas



"Argentinos mataré, bolivianos fusilaré, peruanos degollaré", se escucha cantar en un video, filmado por un transeúnte, a jóvenes marinos chilenos mientras trotaban en el balneario costero de Viña del Mar a las órdenes de un superior.

La primera reacción fue la del jefe de la Armada chilena, almirante Edmundo González, quien escribió en su cuenta de Twitter que la institución está "investigando (la) veracidad y ocasión. De ser tales los hechos mostrados, habrá máxima sanción a los responsables".

"Dichas prácticas se alejan de lo que se enseña en la Armada y de su doctrina como institución, por lo que las calificó como inaceptables", añadió el jefe castrense, según publica la edición on line del diario La Tercera de Chile.
Sin embargo, el Ministerio de Defensa chileno confirmó, luego, que los que aparecen en el video entonando "cánticos ofensivos y denostatorios" en contra de los países vecinos pertenecen a la Armada.

En un comunicado, la cartera de Defensa chilena rechazó "categóricamente" los hechos, que, asegura, "no se condicen con las buenas relaciones, convivencia pacífica y hermandad" con los países vecinos.

"Al mismo tiempo se reiterará a las comandancias en jefe el máximo celo y profesionalismo para que esta clase de hechos no se vuelvan a repetir y empañen el proceso de integración, de paz y amistad entre nuestros pueblos vecinos", agregó la repartición.

"Es un hecho vergonzoso que debe ser investigado y sancionado con las máximas penas que existan dentro de la Armada de Chile", declaró, en tanto, la ministra vocera de la Presidencia, Cecilia Pérez.

Ante la propagación del video, argentinos, peruanos y bolivianos pusieron el grito en el cielo y se hicieron las víctimas de una xenofobia absoluta a la que han cuestionado desde todos los sectores con la más grande hipocresía del mundo.

SOMOS MÁS XENOFOBOS QUE ELLOS. Sin ir muy lejos, todas las mañanas, pasan por la calle Amalia Puga –desde donde observo de mi secreto balcón a las cinco de la mañana- jóvenes y señoritas, alumnos de la Policía Nacional del Perú lanzando cánticos con epítetos aun más ofensivos y denigrantes para chilenos y ecuatorianos y nadie se sorprende ni se hace el aterrado por algo que se ha hecho una cosa natural. Los militares peruanos lo saben y hoy se hacen los sorprendidos y se tiran de los pelos.

Cualquier persona que haya llevado un curso de Instrucción Pre Militar (IPM) sabe que las consignas xenófobas eran tarea obligada ¿Por qué ahora nos hacemos los sorprendidos? En secundaria me enseñaron una: Quiero bañarme en una piscina llena de sangre, sangre chilena, sangre de mono, sangre terruca – lo de de mono haciendo alusión a los ecuatorianos – consignas xenófobas nos enseñan desde el jardín de infancia, del mismo modo que nos enseñan la historia con odio, así que hacerse los sorprendidos e indignados por esos deseos de un grupo de sujetos que fueron criados con odios similares y que además son militares no tiene nada de extraño ni de novedoso.

Hay peruanos que dicen que no hay que comprar en Saga porque es chilena ¿No es xenofobia eso? Para poder criticar hay que empezar por nosotros que los aspirantes a gendarmes de Cajamarca que todas las mañanas gritan por las calles de la ciudad dejen sus cánticos xenófobos, para que después podamos hacernos los indignados y – como el chileno Condorito- recién exigir una explicación.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú