Síguenos en FACEBOOK

martes, febrero 19, 2013

Ese circo llamado Perú



El último domingo el presidente Ollanta Humala, se refirió “veladamente” al expresidente Alan García como “panzón”, acto que fue festejado abundantemente por la gente que lo escuchaba y –cuando no- por la prensa peruana.

En realidad no era la primera vez que Ollanta Humala adjetivaba a Ollanta y a otros contendientes de la política, lo hizo en su momento con Keiko Fujimori, Alejandro Toledo, Pablo Kuczynski… lo cierto es que la cultura de nuestros políticos no es brillante en la gran mayoría de casos y Ollanta Humala no es la excepción, recordemos sino el  cable de Wikileaks 1168589 en donde se señala que el Jefe de Estado es una persona que “mete la pata con facilidad”. Además agrega que es un “hombre sin preparación y altamente influenciable por su esposa Nadine Heredia”.

Ollanta Humala al asumir el poder ya había anunciado que “el Perú no necesita un Estado panzón y obeso” en clara alusión a García Pérez quien ha preferido no responder a la torpeza política de Ollanta. Sin embargo mientras los escuderos de Ollanta han salido a dar explicaciones absurdas sobre la expresión desatinada del presidente y tratando de hacernos creer a los peruanos que era una cuestión conceptual que no individualizaba sino más bien generalizaba, los escuderos de García no se han quedado atrás y han dicho frases de antología, probablemente una de las más memorables sea la lanzada por Mauricio Mulder, quien ha calificado a Ollanta de  “Forrest Gump, -haciendo alusión al personaje protagonizado por Tom Hanks-  “porque sale a correr sin saber por qué y no tiene una ruta ni rumbo”. Frase que si bien es creativa resulta un insulto inapropiado y mal dirigido en este circo absurdo en que se ha convertido la política peruana actual.

No imaginamos a un Belaunde Terry o Alfonso Barrantes cayendo en esas provocaciones y dimes y diretes que desvirtúan la política y muestran el verdadero fondo de la política y de quienes participan en ella.

Por otro lado, el tema de la revocatoria de la alcaldesa de Lima también se ha convertido en el escenario perfecto para que los involucrados en el NO y el SÍ al mismo estilo del “cómico” Melcochita afinen la puntería y lancen los más extravagantes epítetos contra sus adversarios, demostrando una vez más que política, mal gusto, desatino, desacierto y torpeza siempre  van de la mano.

Las constantes adjetivaciones que se lanzan nuestros políticos han dado pie a que los humoristas no tengan que contratar en sus programas a guionistas pues los presidentes, ministros, alcaldes y congresistas se encargan de ello.

El tema de este fin de semana serán los panzones y los poco refinados comentarios presidenciales –mismo Alejandro Toledo en su momento- los escuderos de ambos bandos y una vez más reiremos a costa de ellos, gracias a ellos, porque este gobierno ha aprendido que pan y circo es una buena fórmula, que resulta y que capta eso que llaman el “populorum”. Debemos ser el único país que tiene tantos guionistas de programas cómicos mimetizados entre políticas y que sin lugar a dudas son grandes comediantes, grandes, payasos en este circo que ellos actúan, ese circo llamado Perú.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú