Síguenos en FACEBOOK

martes, marzo 12, 2013

Estafadores con publicidad




De un tiempo a esta parte han aparecido en Cajamarca diversos negocios que se dedican a estafar al público, para ello se valen de publicidad televisiva, anuncios radiales, volantes y una serie de artimañas.

Resulta indignante ver a diario en la televisión publicidad engañosa de pulseras magnéticas que supuestamente curan toda clase de males, nueces orientales que aseguran la figura perfecta para quienes padecen de obesidad o simplemente de algunos kilitos de más, pócimas milagrosas que curan el cáncer y el SIDA, afrodisiacos, eliminadores de la frigidez y la impotencia y toda clase de artilugios para atraer la buena suerte o como simples amuletos.

Cada uno de estos productos cuenta además con una serie de supuestos casos comprobados de su eficacia, distintas personas – que no son otra cosa que actores – hablan de los prodigios de los productos y de la eficacia de su fórmula.

Debido a la ignorancia – desconocimiento pleno – muchas personas abandonan tratamientos médicos para someterse a probar esos productos y acaban agravando su enfermedad o su dolencia y muchas veces las falsas pócimas los llevan hasta la muerte.

Lo preocupante de estas estafas masivas (y con toda la publicidad del caso) es que sucede a vista y paciencia de las autoridades a quienes parece importarles poco que este tipo de productos -que además de ser una estafa enferman a la gente-, se expendan y se publiciten libremente.

Los timadores, sin reparo alguno salen en la pantalla a ofrecer su producto y hasta dan la dirección con la consabida frasecita de: “última semana”, “Sólo por tres días”, “últimos días” para generar expectativas en los potenciales clientes que van de inmediato y directo a ser víctimas de sus embustes.

Parece que en la actualidad uno de los principales males que aquejan a la sociedad es la indiferencia y es esa misma indiferencia la que ha hecho que veamos ese tipo de absurda publicidad como algo natural. Como es un problema estrechamente ligado a lo cultural, es casi siempre la gente más humilde o la gente del campo la que es víctima de este tipo de timadores.
A ello se suma la curiosa oferta de miles de productos a precios increíbles, lo que a cualquier persona puede hacer sospechar de que algo no anda bien con esa mercadería, y efectivamente así es, son productos sin rótulos de Registro Nacional de Digesa o que sencillamente contienen altas cantidades de plomo en la pintura de todo tipo de productos.

¿Por qué el Ministerio Público y la Municipalidad no intervienen a estos negocios que han hecho del embauque y de la estafa un arte de vivir? Solo basta encender el televisor para ver el sin fin de maravillas que ofrecen y que todos sabemos son mentiras y mentiras.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú