Síguenos en FACEBOOK

jueves, marzo 07, 2013

A propósito del Día Internacional de la Mujer



El revocador Marco Tulio Gutiérrez afirmó en una cruenta y agresiva frase que “las damas siempre dicen que no y terminan diciendo que sí…” en alusión a la negativa de la alcaldesa de Lima Susana Villarán de participar en el debate propuesto previo a la consulta de revocatoria.

El desatino infeliz de Marco Tulio no es otra cosa que el reflejo de una sociedad machista e insolente que ha convertido, o al menos pretende convertir, a la mujer en un objeto. La descabellada frase que claramente tiene una connotación sexual resulta aberrante porque es la misma coartada que usan los violadores cuando tienen que explicar ante la justicia la indecencia de sus actos.

La Ministra de la Mujer, Ana Jara, ha condenado la execrable frase del revocador quien en el colmo de la insolencia luego de pronunciar su grosero enunciado estalla en carcajadas en una explosión de vulgaridad y ratificando el sentido atentatorio y ofensivo de sus palabras.

Probablemente Marco Tulio, olvidó en el momento de lanzar tan denigrante planteamiento que, como todos los hombres del mundo, tiene una madre, desconocemos si tiene hijas o esposa, pero de tenerlas deben sentirse muy avergonzadas por ese atentado que el infeliz revocador ha hecho a solo unas horas del Día Internacional de la Mujer.

Palabras como las de Marco Tulio Gutiérrez avalan la violencia que existe sobre las mujeres en el Perú y explica por qué los índices de violencia sobre la mujer en el Perú se incrementan notablemente cada día. El machismo camuflado en los reiterados ataques de Marco Tulio está vez lo pusieron al descubierto y su actitud ha sido deplorada por todos los sectores en general, más aun por aquellos vinculados a agrupaciones feministas.

Actuaciones como esta desdicen la transparencia con la que debería llevarse el proceso de revocatoria, aletargan el lento proceso de igualdad de género que se ha buscado en varios años y evidencian que nuestra sociedad tiene a gente inapropiada e indecente en los sectores que manejan aspectos políticos tan importantes como es un proceso de revocatoria.

Susana Villarán no solo es la actual alcaldesa de Lima, sino que es una mujer que se merece el respeto más allá de su investidura por el solo hecho de ser una dama.

El entorno de violencia que encierra la frase justifica los ataques sexuales que sufren a diario miles de peruanas, denigra la imagen de la mujer y se mofan de una situación condenable que está enmarcado en delito.

Así como el feminicidio, no solo se limita al asesinato de una mujer, sino que hasta se extiende a la falta de atención de una mujer en una posta médica por lo que pierde la vida, existen feminicidios morales como el que ha cometido Marco Tulio o como el que hicieron hace unos días las rondas urbanas cuando azotaron a una mujer a quien acusaban de infidelidad.

Hay diferentes maneras de atentar contra la integridad y la tranquilidad de las mujeres y Marco Tulio lo ha demostrado con procacidad y violencia, actos como esos merecen la condena universal más ahora que se busca incansablemente la igualdad de género en todo el planeta.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú