Síguenos en FACEBOOK

miércoles, diciembre 28, 2011

Tibios y desconocidos


El presidente regional no asistió a la reunión convocada por la PCM el último martes, ello lo ha llevado a que se piense en la reformulación de una nueva medida de paralización y a desconocer en absoluto los acuerdos tomados en ella.

Por un lado se muestra la dejadez con la que se está tomando el problema de Conga por parte del Estado, si bien es preciso asumir una actitud dialogante y que dé oportunidad para escuchar las propuestas de ambas partes, es preciso también establecer criterios de quiénes representan a Cajamarca en su real dimensión y quiénes no.

Podemos asumir y aceptar que algunos dirigentes no fueron elegidos de manera popular y electoral y que por ende deben ser excluidos de la toma final de decisiones, pero eso no significa excluirlos sistemáticamente y lo que resulta peor, llenar esos vacíos con improvisados y oportunistas.

El Ministro Oscar Valdés ha demostrado irrespeto por Cajamarca desde antes de ser el Primer Ministro y hoy con el poder que se le ha otorgado a través de su envestidura solo apuntaló una postura que a los cajamarquinos nos empieza a parecer  cada vez más preocupante. El hecho de “rellenar” los vacíos generados por los ausentes en esa reunión ha hecho que muchos oportunistas y arribistas que antes no figuraron para nada en las conversaciones hoy aparezcan en la foto de colofón con una sonrisa de oreja a oreja encantados de haber conocido la PCM – y que por cierto, seguramente les ha parecido de la PTM -.

Hay que respetar las ideologías vengan de donde vengan, las posiciones en un conflicto de igual manera mientras haya una apertura al diálogo y se anteponga la honestidad sobre todas las cosas. Por eso resulta grotesco que muchos funcionarios públicos y alcaldes hayan expresado “que iban a tratar temas ajenos a Conga y que más bien lo que se iba a  dialogar en esa reunión eran obras para Cajamarca”, como así lo dijo el alcalde de Cajamarca, Ramiro Bardales, esa postura poco franca no es buena, en este conflicto hay que definirse y dejar la postura de tibieza a un lado.

Y hay que definirse y bien porque no es posible que mientras personajes que le hacen daño a Cajamarca y que convocan a paros como los transportistas aparezcan frescos como una lechuga con cara de circunstancia en el momento del diálogo mientras vienen cocinando un paro para los próximos días. -¿acaso ese paro no afecta a Cajamarca y a los cajamarquinos?-

Las reuniones a las que vienen convocando la PCM no son para tratar problemas locales ni coyunturales, sino para buscar una solución al problema del Proyecto Conga; llenar la platea con gente que no sabe para qué ha ido, en algunos casos, en otros casos saben muy bien para qué han ido y qué es lo que pueden sacar de esas reuniones; es una imprudencia que a la larga traerá consecuencias. Llevar a oportunistas que apenas gesticulan palabras para agradecer por la oportunidad que les dan de mandar un saludito a su comunidad desde la PCM es un saludo a la bandera.

Necesitamos fijar la hoja de ruta de estas reuniones y no dar “mejoralito” a un problema que requiere de un tratamiento de fuertes dosis de calmantes, que los cajamarquinos tengamos claro qué es lo que va a suceder en las próximas reuniones y que no nos demos sorpresas como en la última reunión de Lima al ver a algunos de nuestros representantes.

A este paso acabaremos llevando clones a la PCM con tal de resarcir en la mesa lo que hemos perdido en el campo de los hechos.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú