Síguenos en FACEBOOK

lunes, julio 12, 2010

La Batalla de San Pablo



• La gesta heroica del 13 de julio de 1882

Nos hemos acostumbrado a recordar con desfiles, bullicio y juramentos las batallas perdidas. El Perú es un país de batallas perdidas, pocos motivos de guerra victoriosos tenemos, pocas son las hazañas militares que nos cubren de gloria. Sin embargo una de las pocas veces en las que el Perú recuerda una hazaña heroica es el trece de julio de cada año. Decir que fue la única que nos cubrió de victoria podría ser mezquino y negar que hubo otras en las que el Perú salió con cierta relatividad de triunfo, sin embargo es sin duda una de las más notables y que empieza a marcar el fin definitivo de una cruenta guerra, paradójicamente denominada del Pacífico.

Un contingente numeroso salió de Cajamarca para dirigirse a San Pablo, muchos alumnos del colegio San Ramón, maestros y pobladores conformaron varias divisiones que se dirigieron a San Pablo para hacer frente a la invasión chilena. Nacen a la gloria aquí los tres colegiales sanramoninos Gregorio Pita, José Manuel Quiroz y Enrique Villanueva, -conocidos como los tres colegiales del juramento - alumnos que ofrendaron su vida en la defensa de su patria y a partir de esa fecha murieron como hombres para nacer como héroes

Fue en la provincia de San Pablo cuando el 13 de julio de 1882 un contingente valeroso de peruanos se reunió al pie del cerro “El Montón”, los pobladores sanpablinos y patriotas de otras provincias cajamarquinas y de otras partes del Perú se inmolaron defendiendo a la Patria en la batalla de San Pablo, librada durante la infausta Guerra del Pacífico. A pesar de la inferioridad numérica de los sanpablinos, (417 contra 600) esta fue la única batalla ganada en el norte peruano por el Ejército Patriota, conformado por alumnos del Colegio "San Ramón", el "Escuadrón Vengadores de Cajamarca", el "Batallón Trujillo N° 1", pobladores sampablinos (destacando el niño héroe Néstor Batanero) y una columna de artillería. Como testimonio de este acto de grandeza heroica y en homenaje a los caídos, se construyó un obelisco donde el 13 de julio de cada año los sanpablinos recuerdan la gesta con ceremonias cívico patriotas.

El obelisco es el emblema vivo del acto heroico y el sacrificio que realizaron los peruanos de todas las clases y condiciones en ese intento de detener el avance del enemigo que había asolado al país matando miles de hombres, saqueando templos, incendiando bibliotecas y cometiendo las más terribles vejaciones en nombre de la guerra.

4 años después de la victoria de San Pablo se inauguró el Arco del Triunfo, levantado en el puente de Lucmacucho (antes independencia) a iniciativa y durante la gestión prefectural del Coronel Belisario Ravines. El monumento marca hoy el inicio de la actual avenida 13 de julio y la última cuadra de la calle El comercio, antes jirón Lima.

Como reconocimiento al valor y heroísmo de los tres sanramoninos, existe en la actualidad un monumento erigido en memoria a ellos, se encuentra ubicado en la plazuela denominada “De los héroes” a unos metros del primigenio colegio San Ramón, a un costado de la Iglesia La Recoleta.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú