Síguenos en FACEBOOK

miércoles, setiembre 11, 2013

Perros del hortelano


En Celendín se ha realizado la convocatoria para un concurso de literatura, un concurso de cuento que busca fomentar la creatividad entre los estudiantes de esa provincia. El concurso ha sido denominado “Julio Garrido Malaver”, en alusión a uno de los escritores más notables que ha tenido esa provincia y que constituyen un referente importante no solo en su obra poética como “La Dimensión de la Piedra” sino que también lo son por su extensa obra narrativa.

Julio Garrido Malaver (Celendín, 2 de julio de 1909 - Trujillo, 19 de septiembre de 1997), fue un poeta, narrador, periodista y político. Poeta de intensa emoción social y humana, su obra no ha sido valorada por la literatura oficial en su justa dimensión. Perteneció al grupo de los llamados “Poetas del pueblo”. Escritor prolífico, publicó en vida más de 20 volúmenes tanto en poesía como en narrativa, habiendo dejado inéditas varias obras que han venido siendo publicadas póstumamente. Como político militó en el Partido Aprista y se caracterizó por su lucha infatigable por la causa del indígena y del oprimido, alternándola con su actividad cultural. Soportó destierros y prisiones por sus ideales. Fue elegido por voto popular como parlamentario ante el Congreso de la República del Perú en cuatro oportunidades, dos veces diputado y dos veces senador. Fue también Director del Instituto Regional de Cultura de Trujillo - La Libertad.

Hijo de Isidoro Garrido y Juana Malaver, estudió la primaria en Celendín y la secundaria en el Colegio Nacional San Ramón de Cajamarca, en el cual era aún alumno cuando obtuvo el primer premio en los Certámenes Literarios de Cajamarca, con su “Canto al 12 de octubre” (1929).

Al concluir la educación secundaria en 1932 se trasladó a Lima e ingresó a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Pero por su activa militancia en el aprismo fue apresado y desterrado a Chile, donde permaneció entre 1934 y 1939. Allí cursó Derecho en la Universidad de Concepción y en la Universidad Central. Ganó el concurso literario organizado a nivel nacional por la Universidad de Concepción y fue coronado como Poeta de la Juventud en 1937 por su “Canto a la reina primaveral”. De regreso al Perú, fue laureado en los Juegos Florales Universitarios con su “Canto a la primavera en varios momentos” (1940). Publicó también su novela La guacha, prologado por José Gálvez Barrenechea (1940). Nuevamente reducido a prisión por sus actividades políticas, fue internado en el penal de la isla de El Frontón (1940-1944).

Al convocarse las elecciones generales de 1945 el partido aprista integró el Frente Democrático Nacional que llevó a la presidencia a José Luis Bustamante y Rivero. Por voto popular Garrido resultó elegido diputado por Celendín. Tras el golpe de Estado del general Manuel A. Odría (27 de octubre de 1948), fue sometido nuevamente a prisión, que se prolongó de 1951 a 1956. Restablecido el régimen democrático, ejerció la dirección del diario El Norte de Trujillo (1956-1963). En las elecciones generales de 1963 fue elegido diputado por Cajamarca (1963-1968) y llegó a ser vicepresidente de su cámara en 1965.

Durante la dictadura del general Juan Velasco Alvarado fue encarcelado (1971). Al restaurarse la democracia en 1980, fue elegido senador por el departamento de La Libertad (1980-1985).

En sus últimos años se retiró a su hogar en Trujillo, pero continuó produciendo y corrigiendo sus obras literarias aún inéditas. Así le sorprendió la muerte el 19 de septiembre de 1997, a la edad de 88 años.

Hoy un grupo de personas opuestas  la literatura han decidido censurar este concurso y lo vinculan con un proyecto hidroeléctrico y despotrican no solo del concurso, sino del escritor a quien lo tildan de aprista en modo despectivo y ponen en tela de juicio la trascendencia de su obra. Estoy seguro que su hijo, Julio Garrido López, estará orgulloso de la denominación del certamen literario como los estamos la Asociación de Poetas y Escritores de Cajamarca (APECAJ) y El Frente de Escritores de la Libertad. (FELL)

No hacer nada es peor que hacer algo y hacerlo mal. Cualquier evento que implique literatura y que además permita descubrir nuevos valores en una tierra pródiga en escritores como lo es Celendín debería ser bienvenido. Ojalá que este tipo de ligerezas y críticas sin fundamento se solucionen y no afecten la realización del evento que el nombre y la trascendencia de Julio Garrido Malaver no va a afectarse para nada porque como decía Choquehuanca “Su fama crece como crecen las sombras cuando el sol declina”


(1)        La biografía ha sido tomada de la enciclopedia Wikipedia.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú