Síguenos en FACEBOOK

miércoles, abril 10, 2013

Ollanta sigue regalando ositos de peluche a Celendín



La ministra Ana Jara llegó a Celendín el martes  en medio del rechazo de activistas antimineros que al saber de su llegada convocaron a una protesta en contra de la representante del Estado. Los activistas olvidaron que la inauguración de un Centro de Emergencia Mujer (CEM) en la provincia garantizaba la tranquilidad de las mujeres de ese pueblo – recientemente violentadas por las hueste de Ollanta Humala que estuvieron acantonadas en el lugar por un espacio de más de dos años y que han dejado embarazadas a varias adolescentes, quizás sea preferible tratar de tapar el sol con un dedo, pero eso en realidad es imposible, ni Defensoría ni el Ministerio Público de esa ciudad hicieron nada al respecto, pese a las reiteradas denuncias, hoy es demasiado tarde para lamentarse-

Hace unos meses una escandalosa denuncia salió a luz, un médico de EsSalud violó a una niña de 14 años que además era su paciente en Celendín, pese a la denuncia de la menor y del padre de la misma, el Ministerio Público concluyó en que se trataba de una relación consentida, es decir, el médico de EsSalud, que además tenía familia -esposa e hijos- “estaba profundamente enamorado de la niña y había tenido relaciones con la menor con su consentimiento”. La anuencia cómplice del padre de la menor que prefirió “transar” sumada a la complicidad de las autoridades de EsSalud y del Ministerio Público dejó el tema en el olvido.

Si en Celendín hubiese habido en ese momento instituciones como las que la ministra de mujer inauguró, ese tipo de hechos delictivos no hubiesen quedado impunes y hoy los autores estarían donde deberían estar: en la cárcel.

Sin embargo la visita de Ana Jara, Ministra de la mujer, trajo un trasfondo lamentable. No es novedad que el Estado ahora se preocupe por Celendín, desde que Conga apareció en el tapete el gobierno tuvo un afecto sospechoso por Celendín y de pronto empezaron a llegar ministros y un súbito amor empezó con la olvidad provincia. La estrategia del gobierno no solo es torpe, sino que es violenta. Luego de la visita de la ministra, al día siguiente se empezó a hacer la entrega de regalos a la población de Celendín: nada menos que relojes, artefactos, radios, televisores y una serie de obsequios para quedar bien con la población, el encargado de hacer las veces de Papá Noel en abril fue nada más y nada menos que el gobernador de la provincia. Como es lógico las colas surgieron y en medio de ellas las disputas, de tal manera que la policía tuvo que intervenir y hasta hizo uso de la fuerza bruta golpeando a indefensas mujeres que denunciaron los hechos entre lágrimas.

Resulta paradójico que Ana Jara, ministra de la mujer, busque frenar la violencia hacia la mujer con un nuevo centro lleno de abogados y psicólogos para defender a las mujeres y que sea ella misma la causante de las primeras víctimas de violencia.

Las torpezas del gobierno se siguen sucediendo de manera reiterada, una vez más queda claro que Ollanta es un militar pero no un estratega, lo errores continuados de su gabinete dejan en claro que el gobierno peruano es un lastre.

El ahínco que se le pone a la ayuda a los pueblos como Celendín sería mejor canalizarlo entregando el dinero del programa Juntos a quien lo merece y no a tanto a zángano que logró inscribirse por afinidades políticas, igual que sucede con la pensión 65. Mientras Ollanta siga regalando –cual enamorado-. Ositos de peluche, su política en la solución de conflictos estará condenada al fracaso. Mientras siga a Dios rogando y con el mazo dando, seguirá siendo criticado y detestado por un pueblo que cada día cree menos en ía cree menos en él.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú