Síguenos en FACEBOOK

miércoles, julio 30, 2008

¿Ultraje a la bandera?



El ministro de Defensa, Antero Flores-Araoz, durante la ceremonia por el homenaje al Capitán José Abelardo Quiñones y el Aniversario de la Fuerza Aérea, anunció que ha dispuesto que el Procurador General de la República, encargado del Sector Defensa, formule denuncia penal contra Lacey Zamudio Juarez, conocida en el ámbito artístico y de la farándula con el apelativo de Leysi Suárez.
La persona fue denunciada, según el ministro, por haber ultrajado los símbolos patrios, como es el escudo y la bandera nacional, delito que está tipificado en el Artículo 344 del Código Penal, siendo pasible de pena privativa de la libertad no mayor de cuatro años y multa de sesenta a ciento ochenta días.
Ese patriotismo repentino del ministro de Defensa es descabellado y risible, pues al más puro estilo chauvinista y patriotero ha iniciado una cortina de humo que era de esperarse en vísperas de un discurso presidencial que tendrá que explicar por qué, si la economía de los peruanos es tan emergente los programas de asistencialismo se incrementan cada vez a más y más distritos.
Probablemente la actitud de la bailarina no fue la más apropiada, con certeza fue un truco publicitario que le funcionó muy bien, pues antes de ellos pocos o quizás nadie la conocía. En países neoliberalistas, con políticas iguales a las que Alan García impuso en el Perú, los trajes de baño tienen los colores de su bandera y ni el más cucufato de los políticos denuncia una vejación a la patria.
Se ofende más a los símbolos de la patria al obligar a niños con los estómagos vacíos a cantar el himno nacional, se ofende más a la bandera cuando se la carga a dos manos y se patea a un hermano peruano tal cual lo hizo el “excelentísimo” señor Presidente de la República.
Habría que poner presas a las autoridades que no honran a la bandera asistiendo a los desfiles cívicos cada domingo, a quienes la ensucian vendiendo los puertos estratégicos o cediéndolos en concesiones por décadas sin tener en cuenta el criterio defensivo y valioso que se vulnera con ellos, habría que sancionar a quienes juramentan un ministerio o una presidencia y besan la bandera para luego traficar con influencias y lucrarse con el dinero del pueblo. Habría que poner presos a los futbolistas que vestidos de rojo y blanco humillan a la patria cada vez que juega.
Una mujer bella y desnuda sentada sobre una bandera y montada en un caballo, es un espectáculo bello, es un paisaje que honra y que no hace daño a nadie. Esa mujer desnuda sobre el lomo de ese animal es más bello que cualquier político embustero que besa la bandera cuando juramenta en su cargo y a los dos días la deshonra en secreto, montándose sobre ella y sobre las leyes. La esencia de los símbolos no radica en la lo material, en lo rojo o lo blanco, en el yute o la seda. La esencia de la simbología patriótica y no patriotera radica en el grado de respeto que se tiene a la paria a través de nuestras acciones, del cumplimiento de las leyes, de la verdad y la transparencia.
Para algunos Ministros sería mejor estar callados y parecer tontos antes que hablar y confirmarlo.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú