Síguenos en FACEBOOK

lunes, agosto 26, 2013

Tablet bendita


Hace unos días el sacerdote de la iglesia San Martín de Porres, de la ciudad de Tumbes, marcó un hito en las ceremonias religiosas dentro del clero; utilizó un moderno equipo para realizar una ceremonia en las instalaciones de la sede policial que inauguraba. Usó nada más y nada menos que una moderna Tablet en lugar de una Biblia.
La noticia se extendió de inmediato por los medios digitales primero, por los televisivos y radiales,  por los impresos y virtuales. Wilmer Córdova, el curita, de inmediato trascendió a los cielos pero no por su bondad, sino a los cielos virtuales del Faceboock, You Tube y todas las redes sociales y canales que ese mundo virtual ampara y cobija.
“Hay que utilizar la tecnología y modernidad en los momentos que se pueda. Uso la tablet porque tengo varios archivos. En la tablet, los documentos son más prácticos”, declaró el párroco. Aseguró que cuando realiza las misas en la iglesia sí utiliza la Biblia, pero en las inauguraciones de las obras maneja la tablet.
El papa Joseph Ratzinger, conocido en el mundo religioso como Benedicto XVI, fue el pionero en el uso de la tecnología cibernética al crear su twitter y enviar mensajes por él a los fieles del mundo, sus sucesor, el papa Francisco ha seguido la senda y es un asiduo cibernauta, para ello se vale de  tecnología de punta, seguramente que además usa celular e ilumina su habitación con bombillas incandescentes de varios watts, por ello resulta irónico que algunos sectores de la iglesia satanicen a la tablet por remplazar a la biblia.
El mundo tiene que ir ajustándose a los nuevos tiempos, ir a la par con los avances y los cambios. Hace unos años la humanidad se comunicaba con métodos rústicos, las señales de humo fueron funcionales en algunas sociedades y muy efectivas en cierto momento de la historia, pero seguir usando aquellas en tiempos en que la tecnología ha evolucionado tanto sería absurdo.
La biblia, más allá del contenido y el significado que conlleva y encierra íntimamente para algunos seres humanos, es un objeto hecho por el hombre, bendecido y santificado por un sacerdote. Tan igual que la tablet de Wilmer Córdova.
Hace unos años los carteros eran imprescindibles, esperados y amados, queridos y odiados. Quizás la visita más esperada en todas las moradas, eran el símbolo de la noticia, triste o feliz, cómica o trágica. Cuando apareció el correo electrónico quedaron súbitamente sepultados y hasta olvidados. El correo electrónico fue la peor fatalidad en la historia para los buenos hombres que eran carteros.
Nada permanece inmóvil, todo se renueva a cada instante, es uno de los principios más grandes del universo. Antes se escribía con pluma  y tintero, hoy usamos cómodos bolígrafos.
El curita de Tumbes marcó un hito, nada más, otros lo imitarán – usarán tablet bendita- y la gente poco a poco se acostumbrará, dejará de admirarse, de abrir la boca o maximizar los ojos. Al fin y al cabo tenemos que ajustarnos a los cambios que a diario se dan en este mundo, este mundo que habitamos a pausas sin a veces darnos cuenta siquiera y del que un día nos marcharemos dejando toda la tecnología y nuestra historia para que otros un día nos recuerden.


Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú