Síguenos en FACEBOOK

lunes, agosto 12, 2013

El mate Pastor


Era un secreto a voces, era como la historia de los amantes que todos conocen y susurran en cada reunión pero que nadie la desenmascara. El gobierno peruano, en tiempos de Alan García había otorgado indultos a narcotraficantes a diestra y siniestra, al mejor postor.

Hubo que esperar que pase el tiempo, que pasen unos años para que los peces gordos del narcotráfico empiecen a hablar y se empiece a dar luz sobre todo aquello que todos sabían, varios narcotraficantes fueron indultados sin miramientos ni remordimientos. Había una condición: estar sentenciado, lo demás era puro  trámite burocrático.

El último domingo el programa Cuarto Poder transmitió un video de los tiempos en que Aurelio Pastor era ministro de justicia, el exministro aparece de repente en el penal de Huacariz de Cajamarca, rodeado de una pléyade de funcionarios en los que se aprecia claramente al exgobernador, aquel que tenía una extraña afición por el llanto –ayayeros y sobones-, Pastor, muy tranquilo se come unos panecillos que eran elaborados en la misma panadería del penal, panecillos que sin duda había recibido de Lori Berenson la exemerretista que en esos días tenía a su cargo la panadería del penal cajamarquino.

Pero el buen Pastor aparece no solo circundado por un grupo de franeleros, sino que lo hace en medio de un aureola casi santificante que le añade a su rostro de Juan Gabriel – Sí el de ¡Querida!...- un aire mesiánico. Bromea, pregunta, sugiere, condiciona y presume. Tengo el encargo del presidente de acelerar las conmutaciones de penas, dice con desparpajo.

Pastor, quien fue titular de Justicia entre julio del 2009 y marzo del 2010, se encuentra con la interna Felícita Delgado Vásquez, quien había sido sentenciada a 15 años por tráfico ilícito de drogas y se dirige a quien al parecer era el esposo de la mujer, Jorge Huanca Alvarado, también por tráfico ilícito de drogas (TID).

Tras saber que el interno lleva diez años y preso y que le faltan cinco más por cumplir, Pastor ordena que “preparen su expediente ahorita, al toque”. –así como quien dice familia vamos al cine, vamos de viaje, preparen sus cosas, sus chivas-

Pero pastor no solo llega a eso, va más allá, bien pudo titularse esta columna Pastor al mejor postor, porque busca cual jalador de librería o de burdel – como si la justicia lo fuera- a todos los que tengan condena por tráfico de drogas para que les armen su expediente. La policía – después de un paciente trabajo de inteligencia, como dicen todas sus notas siempre- captura, el Ministerio Público acusa, pide tantos años de prisión para quienes queman el cerebro de miles de jóvenes peruanos, el Poder Judicial después de largos procesos condena, el Estado invierte grandes cantidades en hacer penales, pagar policías y agentes del Inpe para que Aurelio Pastor y compañía dejen las puertas abiertas y volvamos al comienzo.

Durante su gestión, el exministro de Justicia firmó 1.692 indultos y conmutaciones de penas que dejaron en libertad incluso a personajes condenados por delitos como tráfico ilícito de drogas en su modalidad agravada y lavado de activos.


El pasado 7 de agosto la Fiscalía visualizó los dos videos incautados en el Ministerio de Justicia en los que se registró la visita de Pastor al penal de Cajamarca. Las cintas habrían permanecido en el archivo del ministerio y recién hace tres semanas la responsable de la Oficina de Comunicaciones habría filtrado el contenido del material audiovisual a un medio de comunicación. Ahora solo habrá que esperar pero todo apunta a que el chivo expiatorio del aprismo, Miguel Facundo Chinguel, pronto tendrá compañía en celda, una de aquellas de las que los apristas gustaban extraer periódicamente, especialmente y con especial devoción a una gran cantidad de narcotraficantes.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú