Síguenos en FACEBOOK

lunes, marzo 03, 2014

Nos habíamos choleado tanto…



Nos habíamos choleado tanto es el título de un gran libro sobre el racismo en el Perú que le pertenece a Jorge Bruce, libro que fue publicado hace unos años con singular éxito…“El Perú no es un país racista”, dice el discurso oficial. “Y no seguirá siéndolo”, agrega la realidad. “El Perú es un país de todas las sangres”, se repite en la TV. “Pero hay sangres que valen más que otras”, corrige la realidad. “En el Perú todos somos iguales ante la ley”, dice la ley. Pero desde siempre, en el país las leyes se acatan pero no se cumplen. De estas contradicciones está hecho el Perú, y esas contradicciones (y muchas otras) son descritas y analizadas por Bruce.

Jorge Bruce es un reconocido psicoanalista y autor de lúcidas columnas de opinión en diversos medios de comunicación. Pretende con este trabajo, como él mismo menciona, realizar “un acercamiento a la cultura peruana, con su esplendor y miserias”, y colocar en el debate público un tema que abarca a toda la sociedad desde que el Perú es Perú: el racismo.

La muerte de la cantante del afamado grupo Corazón Serrano, Edita Guerrero, ha puesto en evidencia una vez más los traumas más severos de ciertos sectores de nuestra sociedad que gustan de tratar despectivamente a algunas personas y que padecen de un extremo complejo de superioridad.

Luego del anuncio del fatídico deceso de la cantante y fundadora del grupo más famoso de la cumbia sanjuanera en el Perú, los tuits se sucedieron en las redes sociales con comentarios tan deplorables y miserables como:

“Perdón amigos, ya me retiro, mi solidaridad con todas las empleadas  del hogar. Terminen de lavar la ropa y luego van al velorio”, “No sé cómo decirle a mi empleada que murió Edita, la de Corazón Serrano, no quiero que me pida un aumento”.” Falleció Edita Guerrero, la de Corazón Serrano, pucha ahora mi empleada va a pedirme un aumento”, “murió la de Corazón Serrano, paro nacional de combis”… y una serie de sandeces más que ya no vale la pena seguir reproduciéndolas.


Pese a que somos un país en donde el que no tiene de inga tiene de mandinga, en donde el que no tiene de indio, tiene de blanco o de chino o de negro con la más variopinta mezcla… no hemos aprendido. Seguimos repitiendo la actitud alienante de copiar modelos extranjeros y subestimar la verdadera identidad, esa que nos acunó en la cuna, la que en sus besos nos baña... Esa que no se parece a ninguna.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú