Síguenos en FACEBOOK

martes, julio 23, 2013

Marchando


Se siguen convocando a nuevas marchas y contramarchas, pese al fracaso de las mismas. La abrupta caída de las suscitadas la semana pasada ha sido una prueba fehaciente de que los cajamarquinos han empezado a darse cuenta que en todas partes se cuecen habas. Como dice el estribillo que se suele repetir en cada marcha: Aquí, allá, el miedo se acabó. Bien podrí a decirse: Aquí, allá… la gente se cansó.
Y es que las oscuras intenciones de ambos flancos a medida que ha pasado el tiempo se han puesto al descubierto y han evidenciado los verdaderos intereses de tirios y troyanos mientras la economía Cajamarquina se desangra en medio de un estancamiento que beneficia a otras regiones, que beneficia a los políticos que buscan réditos, pero que sume en una profunda crisis a los obreros del día a día, al taxista, al vendedor del restaurante, del hotelero que ha visto mermados sus ingresos.
Los ronderos que al comienzo salían en grandes bloques a tomar las calles y los que ofrecían sus pechos a las balas fratricidas del gobierno se dieron cuenta que era absurdo quedar inválido o parapléjico en una batalla en donde sus mariscales se escondían y solo buscaban agua para su molino, aunque muchas veces llegara en forma de sangre. Ahí quedaron muchas víctimas olvidadas por sus líderes, por sus azuzadores por los que los encandilaron con discursos populistas. Y si sus líderes los olvidaron, ni que decir del Estado, porque el gobierno siempre dijo que disparó con “balitas de goma”.
Por otro lado, las contramarchas propuestas por las entidades civiles que buscaban un rostro “anticorrupción” se desinflaron y se ha caído en el desánimo absoluto. Y es que, nuevamente, la gente se ha dado cuenta que hay muchos intereses electoreros de tras de cada rasgada de vestiduras que algunos líderes de Cajamarca hacen para ganar popularidad y con ello votos y ganar una elección.
Después de la gran estafa de Ollanta Humala al pueblo cajamarquinos con el cuento de ¿quieren agua o quieren oro? es difícil que se retome la credibilidad para los líderes que siguen con esa propuesta y que en un inicio, aunque no lo quieran reconocer, tuvieron un compadrazgo con Ollanta, casi un concubinato. La verdad ahora pareciera ser que se quiere agua, que se quiere oro, pero lo que más se quiere es trabajar.
Las expectativas en el sector turismo para estas fiestas patrias son muchas del mismo modo que lo son para toda esa cadena que significa un turista en Cajamarca. Agencias de viaje, empresas de transportes, líneas aéreas, guías de turismo, restaurantes, hoteles, taxistas, artesanos… es una larga cadena que se ve beneficiada con la presencia de un turista, sin embargo, todo depende de las opciones que los turistas elijan y si es que aun consideran a Cajamarca como una opción turística elegible después de imágenes violentas, de estelas de muertes, de ronderos golpeando a ladrones o a infieles o de marchas permanentes  a favor o en contra de la minería… al final esa es la imagen que proyectamos diariamente en televisoras y medios nacionales.

Estamos en julio y todos marchamos, porque estamos de acuerdo o porque estamos en desacuerdo, se marcha en Lima, en Trujillo en Cajamarca… cualquier pretexto es bueno, otros marchan pero a su casa, como algunos ministros y otros simplemente se marchan por donde vinieron, en esta danza de marchas todos marchan al son de los tambores de sus propias conciencias.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú