Síguenos en FACEBOOK

lunes, octubre 21, 2013

Fujishow


Una vez más Alberto Fujimori vuelve a ser el protagonista de un show mediático. Acostumbrado a las mascaradas y las actuaciones hollywoodenses ha vuelto a demostrar sus dotes actorales para postergar el juicio por la compra de la línea editorial de los diarios chicha durante la dictadura en la que gobernó junto a Vladimiro Montesinos.

Recordemos la supuesta búsqueda espectacular que hacía cuando Montesinos luego de la apabulladora evidencia de los videos se hizo literalmente humo y el chino quería hacer creer a los peruanos que había sido timado por su asesor, montado en una camioneta con la puerta abierta era un Sherlock Holmes tras las huellas de su presa.

Cada juicio ha sido una nueva sorpresa, guiños con su exasesor, muecas y señas misteriosas con su familia hasta quitarse los zapatos frente a los jueces o literalmente desparramarse sobre la silla a tal punto que los magistrados lo instaron a ponerse el calzado y a sentarse correctamente.

Esta vez ha buscado confundir a los peruanos con un maquillaje muy adecuado, avejentado y lánguido, desgarbado y sin su acostumbrado tinte en su cano cabello una camiseta y sobre ella una chompa cuello V para causar un efecto patético, a ello le añadió un tensiómetro digital de brazo para complementar el ardid.

No cabe duda que “el chino” cuenta con buenos asesores, han hecho del mediatismo su principal arma para retrasar los procesos y para victimizarlo más de una vez.

Sin embargo el programa “Sin medias tintas” difundió un video en el que se observa al expresidente Alberto Fujimori con un estado de ánimo y vigor distintos a los exhibidos en el juicio por los diarios “chicha”, cuando se le vio muy pero muy desmejorado.

En la grabación, Fujimori le increpa a una enfermera por no dejar entrar a los legisladores a visitarlo: “¡Por favor, deje pasar a todos los congresistas! ¡Usted puede ser responsable porque se me sube la presión!”, dice. Lo que evidencia que el montaje de la subidita de presión había sido cuidadosamente tramado.

Entre tanto, el mismo exmandatario expresó su malestar vía Facebook: “El gobierno del presidente Ollanta Humala me hostiliza y maltrata también en el hospital… Lo único que buscan es mi eliminación física”, ha sostenido con el descaro acostumbrado y que siempre lo ha caracterizado.


Alberto Fujimori ha vuelto a  su reclusión en el penal de la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes), ha vuelto a sus privilegios, a cultivar sus rosas y al twitter, al Youtuve y a sus acostumbradas visitas nocturnas. Mientras otros yacen bajo sus tumbas o siguen desaparecidos en cualquier parte, no cabe duda que algunos tienen suerte aunque también buscan dar lástima.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú